AGUAS PROFUNDAS PARA EXTRANJEROS

Daniel Vela

Introducción
El pasado 5 de diciembre de 2016, el consorcio conformado por Exxon Mobil y Total E&P, ganó la adjudicación del área contractual 2, ubicada en la provincia geológica denominada Cinturón Plegado Perdido con una propuesta económica de 5.00 % de valor de la regalía adicional (VRA) y un factor de inversión adicional de (FIA) de 1.5 (equivalente a dos pozos); esta propuesta fue la única presentada y por tanto la ganadora, ya que los valores ofertados por el consorcio fueron mayores a los ínfimos valores determinados por la Secretaría de Hacienda para dicha área.

El 10 de marzo del presente año, se firmaron 7 de los 8 contratos adjudicados en la cuarta licitación de aguas profundas.

La importancia de este suceso radica en que fueron los campos en aguas profundas como los del Cinturón Plegado Perdido los que desde finales del sexenio de Vicente Fox y sobre todo del de Felipe Calderón sirvieron como excusa y pretexto para justificar la Contra Reforma Energética de 2013 ya con Peña Nieto en la presidencia.

Es de llamar la atención que aun cuando en la propia Constitución se especifica en el artículo transitorio cuarto de la propia Contra Reforma que “el Estado definirá el modelo contractual que mejor convenga para maximizar los ingresos de la Nación.”, lo cual termina sin ser verdad cuando los criterios usados desde la propia SHCP para licitar estos campos donde la parte correspondiente de la Renta para el Estado es ínfima: 5% del valor de la regalía adicional (mayor al 3.1% solicitado por Hacienda), fue el monto ofrecido por el consorcio franco estadounidense que ganó el área 2. Cabe señalar que de las 8 áreas licitadas en la Ronda 1.4, la asignada a Exxon Mobil y Total es la que ofrece un menor valor de regalía adicional al Estado mexicano.

Implicaciones geopolíticas
Desde un punto de vista más allá de lo fiscal y económico, la entrada de Exxon Mobil a la parte mexicana del Golfo de México en la Licitación 4 de la Ronda Uno mediante la adjudicación de esta área contractual tiene implicaciones muy importantes, pues dentro de la política internacional de la actual administración estadounidense, la “revolución energética”, constituye el factor de impulso para el mantenimiento del poder y la aspiración estadounidense a mantener su hegemonía y seguir siendo competitiva frente a potencias rivales.

Esto no es asunto menor pues en este contexto, destacan los reacomodos geopolíticos de EU que constituyen un giro de 180 grados respecto a su política exterior y no sólo frente a la administración de Obama, sino desde la guerra fría. Es una ruptura del paradigma anterior como lo muestra el acercamiento de Trump y muchos de sus colaboradores a Rusia, enemigo histórico de EU y sus aliados, con el que ahora se vislumbra la posibilidad de cooperación económica. Es por ello que encuentra a cada paso numerosos obstáculos resultantes de las propias inercias y creencias enquistadas en el establishment de los Estados Unidos, lo cual le ha provocado a Trump fuertes tensiones con sus opositores y el tener que prescindir de algunos de esos colaboradores acusados de mantener nexos con el gobierno ruso desde antes de ganar la elección, sin mencionar de la versión de los demócratas que aspira a justificar su derrota electoral mediante un supuesto ataque cibernético de los rusos en favor de Trump y contra su candidata.

Otro cambio paradigmático en la geoestrategia internacional de Trump tiene que ver con México. Hasta el gobierno de Obama, México era considerado como socio en la integración económica, proveedor fiable de energía: petroleo y electricidad y un fiel consumidor e importador de productos estadounidenses, desde alimentos básicos hasta tecnología. En la actualidad, para el gobierno de Trump México posee un carácter ambivalente. Por un lado, se le ve como el causante de todos los males que aquejan a EU (migración ilegal, fuga de empleos, déficit comercial), visión derivada de un análisis superficial, dogmático, oportunista y racista pero a la vez diseñado para avanzar en los intereses de EU, aprovechando su posición de poder en la asimétrica relación bilateral. Por el otro, México sigue siendo parte importante en el proyecto de integración de América del Norte, particularmente en materia energética, ya que le permite acceder a los recursos mexicanos, a sus mercados, terrenos y a su territorio usado como trampolín para que sus corporaciones se extiendan también a Centroamérica primero y hasta Sudamérica después.

El proyecto energético constituye un pilar para mantenerse como una potencia (Power-house) a través de la integración que en los hechos no es más que la subordinación al control estadounidense de nuestros recursos y hasta del territorio para su propio beneficio, seguridad energética y hasta seguridad nacional, generando de este modo una dependencia artificial e innecesaria en muchos sentidos, que vulnera la soberanía mexicana y nos coloca en franca desventaja ante el poder estadounidense.

En esa misma lógica depredadora que busca garantizar la seguridad energética y por consecuencia la seguridad nacional estadounidense, el petróleo es un arma más de su arsenal y que no durarán en usar. Es por ello que antes de posibles alianzas con Rusia en materia energética para realizar proyectos de exploración y producción de hidrocarburos en Siberia, o en el Ártico, en colaboración con alguna empresa como Rostneft. Es el Golfo de México el que está en la mira de Washington; por ello no es casual que Rex Tillerson, el CEO de Exxon Mobil hasta 2016 sea el Secretario de Estado de Trump.

La política exterior estadounidense históricamente ha sido una y la misma sin importar qué partido gobierna, es esta agenda bipartidista la que a pesar de la retórica oficial antimexicana de la administración de Trump es apoyada por los mismos grupos económicos que trabajan en torno a la propuesta de integración de América del Norte como si nada pasara.

Por ello es importante tener en cuenta la hostilidad de la administración de Trump hacia México como un factor que incrementa peligrosamente los riesgos de la seguridad energética mexicana ante la posibilidad de embargos o represalias haciendo uso de nuestra dependencia energética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s