¡NO MÁS FEMINICIDIOS, ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES!

¡Exigimos freno a la inseguridad en los Campus Universitarios!

Declaración Conjunta de Emergencia

Una mujer asesinada fue encontrada en las inmediaciones del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Según lo reportan diversos medios, entre ellos el diario La Jornada, fue el personal de vigilancia de la institución quien encontró el cuerpo sin vida de una mujer de aproximadamente 25 años, atado a una caseta telefónica a muy tempranas horas de la mañana [1]. En la noche del día de ayer, aproximadamente quince horas después de los hechos, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informó que activó el protocolo de feminicidio [2].

El asesinato de esta mujer y su descubrimiento en las inmediaciones de una instalación Universitaria, se dan en el marco de la escandalosa “revelación”, más bien a todas luces conocida, de la violencia contra las mujeres que se vive a diario en el campus universitario, en donde también han tomado parte profesores, trabajadores y estudiantes y con casos como el de Marcelino Perelló como sus máximos representantes. Delitos que se encuentran al amparo de funcionarios del gobierno universitario, en una suerte de acoso y violencia solapada por las instituciones que operan dentro de la casa de estudios.

Al feminicidio del día de ayer se suma el pronunciamiento emitido por la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM donde “La UNAM informa (…) su repudio a cualquier tipo de ilícito cometido en sus instalaciones” [3]. Hasta ahí la institución evita ponerle nombre y apellido a este crimen. El remate lo hace la Procuraduria de Justicia (PGJDF) cuando ofrece datos sobre la víctima que la responsabilizan de su propia muerte [4].

Se trata de un Feminicidio hallado en Ciudad Universitaria y las declaraciones de los funcionarios sólo revelan la voluntad por restar importancia y criminalizar a las víctimas de la violencia, de la misma forma que hace el gobierno federal actual y sus antecesores con las víctimas; pretendiendo sea este el camino para cerrar y olvidar el caso. Esta es pues una de las “mejores universidades de América Latina”, donde la violencia contra las mujeres está institucionalizada.

Esta actitud de las autoridades universitarias frente a la violencia no es nueva, es la de siempre. Apenas el 15 de diciembre del año pasado, diferentes Consejeros Universitarios solicitaron a las autoridades de la UNAM información sobre las acciones que se realizan contra la inseguridad en los distintos Campus. En dicha discusión el Rector Graue salió por la tangente hablando de los puntos de venta de droga, de los “ilícitos” y del marco legal actual que hay con la entrada en operación del proceso acusatorio de justicia, que a su juicio, es únicamente el motivo por el cual quienes cometen delitos vuelven a salir a las calles [5].

El rector Graue insiste en minimizar hasta ser invisibles los delitos cometidos contra las mujeres, al encajonarlos dentro de otros ilícitos, como la venta de droga o los constantes asaltos, por una cuestión fundamental y es que en materia de seguridad, la UNAM escapa plenamente a su control; han fracasado. Y también debido a que esta situación evidencia el fracaso de la campaña institucional contra la violencia de género “He For She” y los distintos protocolos institucionales que representan sólo un aparato mediático que pretende cubrir la falta de voluntad de las autoridades universitarias para combatir de forma estructural la violencia contra las mujeres en los distintos campus de la Universidad Nacional.

Así pues, en la UNAM se vive y se encubre la violencia contra las mujeres; la comunidad en su conjunto padece el incremento de la inseguridad y la violencia. Es de llamar la atención que muy cerca de donde fue hallada la víctima este 3 de mayo, hace también un año fue perpetrado un crimen contra un trabajador de la facultad de química, sin que las autoridades universitarias ni las autoridades judiciales en la materia hayan dado a conocer públicamente el resultado de las investigaciones sobre dicho homicidio [6].

El panorama general es que la situación de inseguridad se complica al interior de los campus universitario, no sólo como reflejo de la descomposición social y el caldo de cultivo para todo tipo de prácticas que representa el país bajo el actual régimen; es también resultado de una administración equivocada, que ha estado encaminada a secundar los llamados a fortalecer al gobierno de Enrique Peña Nieto y respaldar por omisión las Reformas Estructurales, en vez de asegurar medidas para la disminución de la comisión de delitos en la Universidad Nacional y concretamente contra la violencia hacia las mujeres. Lo que demuestra abiertamente su verdadero rostro y desdén por lo que le afecta a la comunidad universitaria.

No es casualidad todo lo anterior, es la enajenación y burocratización del gobierno central y  los patriarcales órganos de gobierno universitarios, que ante el incremento de la inseguridad y violencia contra las mujeres y la comunidad en su conjunto, únicamente tienen como fórmula permanente la solicitud de mayor vigilancia y presencia policíaca, que incluso para ellos no tendría ninguna importancia si la policía está dentro de las instalaciones.

Muestra de esto es el exorbitante presupuesto que se asigna para el pago de vigilancia Universitaria y cámaras de seguridad al interior de las instalaciones universitarias, mismas que no han contribuido en la disminución de la comisión de delitos y mucho menos en la identificación de quienes los cometen, para el auxilio de los miembros de la comunidad. Desde hace varios meses se ha percibido un incremento en el acoso, en los asaltos a miembros de la comunidad Universitaria y personas que circulan diariamente por CU, así como el robo de bicicletas y vehículos estacionados en el campus.

Entonces ¿para qué es esta infraestructura y para quién sirve esa seguridad? Simplemente para la vigilancia de las actividades de docentes y estudiantes organizados; un esquema de seguridad diseñado para aquellos que temen a la libre manifestación de las ideas y a la organización que conlleva el pensamiento crítico.

Así como lo hiciera en el caso de Marcelino Perelló, próximamente el rector de la UNAM, cuando “sepa que pasó”, saldrá a declarar que se politiza el asunto de la violencia hacia las mujeres y la inseguridad en el campus, para tratar de dar un carpetazo a este nuevo caso dentro de las instalaciones universitarias.

Desde Rosas Rojas y organizaciones simpatizantes, sostenemos que es deber de la comunidad estudiantil académica y administrativa seguir insistiendo en la construcción de un modelo de universidad segura que ponga el feminicidio y la violencia contra las mujeres como la prioridad más alta, así como la seguridad de todas las personas que asisten a las instalaciones universitarias. Sin reparo decimos que la seguridad no es equivalente al control, por ello rechazamos la intromisión policiaca y el aumento a los esquemas de vigilancia en el campus, medidas que ya demostraron sus fracasos desde Ciudad Juárez hasta la frontera con Guatemala. La organización efectiva de las mujeres y de los tres sectores que conforman la universidad, deben pasar a ejercer las tareas que el gobierno central simplemente omite como es la de la seguridad.

La organización Universitaria a través de los tres sectores que la conforman, es la pieza fundamental para atender todas las problemáticas que aquejan a la universidad, desde un modelo de gobierno universitario que expulse a la rectoría incompetente e indolente; que la universidad sea gobernada por quienes realmente la hacen.

Exigimos a las actuales autoridades universitarias un informe sobre las medidas que se han tomado para reducir los índices de delitos y violencia al interior del Campus; que se informe a la comunidad Universitaria sobre los avances en las investigaciones de los delitos que se han desarrollado al interior de los Campus, en el caso específico del acoso hacia las mujeres, que rindan cuentas sobre las cantidad de delitos denunciados y qué han hecho al respecto, ya que es una problemática que vivimos diariamente miles de compañeras dentro de la universidad y ante lo cual el protocolo de género ha demostrado su fracaso por tan siquiera ser reconocido por la comunidad universitaria.

Que este nuevo crimen hallado al interior de Ciudad Universitaria no quede impune ni en el olvido; es claro que las autoridades universitarias no pueden cumplir su papel, entonces que se hagan a un lado. Diversos procesos históricos de auto organización de la comunidad Universitaria han demostrado que los tres sectores que componen la universidad, de forma coordinada, pueden enfrentar este tipo de problemáticas a partir de una reorganización de la universidad sobre nuevas bases.

Desde Rosas Rojas y organizaciones simpatizantes llamamos a compañeras y compañeros a organizarnos en las distintas escuelas desde esta perspectiva, para manifestar nuestro repudio ante las violencias sistemáticas contra las mujeres y ante la inseguridad presente en las instalaciones universitarias y en todo el país, para discutir el rumbo y medidas que nos permitan dar pasos en ponerle fin a todas esta barbarie.

 

¡No más feminicidios, no más violencia contra las mujeres ni en la UNAM ni en ningún lugar!

¡Basta de violencia e inseguridad al interior del Campus universitario!

¡No queremos ir con miedo a nuestra Universidad!

¡Basta de violencia e inseguridad en todo el país!

¡Ni una asesinada más!

Grupo de Acción Revolucionaria, Rosas-Rojas, Juventud Revolucionaria-Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México Ciudad de México; Frente Marginal de Ciudad Juárez, Chihuahua; Frente Estudiantil por una Educación para Todos, Colectivo Universitario de Educación Popular, Liga de Estudiantil Democrática, Colectivo Opochtli y Brigada Interdisciplinaria de Solidaridad Maestro Arturo Rivera González, Desfibrilador Gráfico Puebla; Asamblea Estatal de las Resistencias Ciudadanas, Zacatecas.

Referencias

[1] E. Olivares, «Hallan muerta a una mujer en Ciudad Universitaria,» La Jornada, 03 Mayo 2017. Visto en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/05/03/hallan-muerta-a-una-mujer-en-ciudad-universitaria
[2] Redacción, «PGJ activa protocolo de feminicidio por mujer muerta en la UNAM,» El Universal, 03 Mayo 2017. Visto en: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/metropoli/cdmx/2017/05/3/pgj-activa-protocolo-de-feminicidio-por-mujer-muerta-en-la-unam
[3] Dirección General de Comunicación Social, «Esta madrugada, una mujer fue hallada sin vida en los jardines aledaños al Instituto de Ingeniería de esta Universidad.,» Boletín UNAM-DGCS-299, 03 Mayo 2017. Visto en: http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2017_299.html
[4] PGJDF, «Tuits sobre la situación del feminicidio en la UNAM» La publicación se retiró por instrucciones de Rodolfo Ríos. Se puede consultar la imagen en: https://drive.google.com/file/d/0B3qhPiOWhivcdXNoX09udmhuYXM/view?usp=drivesdk 
[5] E. Olivares, «Ciudad Universitaria, un área peligrosa por aumento de asaltos,» La Jornada, p. 34, 16 Diciembre 2016. Visto en: http://www.jornada.unam.mx/2016/12/16/index.php?section=sociedad&article=034n1soc
[6] Proceso, «Asesinan a trabajador de la UNAM en la Facultad de Química,» 28 Junio 2016. Visto en: http://www.proceso.com.mx/445541/asesinan-a-trabajador-la-unam-en-la-facultad-quimica

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s