ENCUENTRO NACIONAL DE ACCIÓN REVOLUCIONARIA

FB_IMG_1498566299045Este 15 de julio nos daremos cita compañeras y compañeros del Grupo de Acción Revolucionaria, militantes y simpatizantes, personas cercanas a los organismos de base como la Juventud Revolucionaria o Rosas Rojas, para discutir la situación internacional y nacional y definir nuestras acciones a corto mediano plazo.

La voracidad capitalista manifiesta en las reformas estructurales, que conjugan los dos principales patrones de acumulación que tratan de mantener la tasa de ganancia para los explotadores, se hacen presentes en México a través de las contra Reformas Estructurales.

México ha regresado a ser una colonia altamente dependiente de los Estados Unidos, mientras que Trump tratará de imponer los intereses de las multinacionales norteamericanas en todo el mundo, en continuidad de la política de Obama, usando la fuerza militar y la cobardía de los gobiernos sumisos; es decir, sin la diplomacia de sus contrincantes y antecesores.

Trump representa para México una amenaza abierta a la soberanía y seguridad nacional. La intención de construir un muro en la frontera norte del país y la creciente ola de deportaciones de migrantes mexicanos y centroamericanos, constituyen una verdadera afrenta contra el pueblo trabajador mexicano.

Trump ha chantajeado a México y al mundo con la cancelación del TLCAN y ha favorecido a una sumisión total por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, para aceptar una “renegociación” que favorezca aún más a los EEUU. Sólo los gobiernos estadounidenses y sus empresas se han beneficiado del TLCAN, mientras que para México significó el abandono de áreas productivas estratégicas, la expulsión de millones de personas, principalmente campesinas e indígenas, al año; la ilusión de un país exportador que lo único que tuvo para compensar el déficit de la balanza comercial no petrolera, fue precisamente el petróleo, mismo que está en abierto declive productivo y que a partir de 2015 fue deficitario en su balanza comercial.

La imposición de una renegociación del TLCAN cuenta con el peligro de fijar rigurosos e inquebrantables candados para que las reformas estructurales sean irreversibles.

La puesta en marcha de las llamadas Reformas Estructurales en México han incrementado la crisis económica, política y de dependencia.

Lo anterior arroja como resultado un modelo de economía política inviable que tiene en el endeudamiento y en mayor precariedad la única respuesta. La deuda pública mexicana creció, sólo de lo que va el gobierno de EPN, en más de 14%, para acercarse al 60% del Producto Interno Bruto (PIB), como saldo consecutivo de cinco gobiernos neoliberales. El promedio de crecimiento de la deuda bajo el régimen del Pacto por México fue de 2 puntos del PIB por semestre; un desastre nacional según datos de la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

La renta petrolera que fue la palanca de la economía nacional, se está transfiriendo de forma acelerada a las corporaciones privadas y extranjeras, principalmente las estadounidenses; transfiriéndose también la propiedad de los yacimientos de hidrocarburos y las inversiones desarrolladas por Pemex y pagadas por todos los mexicanos; se desmantela de forma acelerada la industria energética para entregársela casi de forma gratuita a privados y extranjeros, a quienes se les asegura rentabilidad y mercados energéticos.

Mientras el pueblo trabajador y el conjunto de explotados y oprimidos de México ven pauperizar más sus condiciones de vida, a los ojos de todos se destapan nuevos escándalos por corrupción, tráficos de influencias y conflictos de interés. México es el país de los mega ricos con más de 120 millones de pobres: el 10% de la población más acaudalada posee el 64% de la riqueza del país.

La violencia contra la población es imparable; mientras que el despojo y la precariedad ocurre, al año en México son violadas 14 mil mujeres según Amnistía Internacional; más de 2,500 feminicidios ocurren en México por año siendo Ciudad Juárez y el estado de México los principales exponentes de la barbarie. Felipe Calderón dejó una cifra de más de 100 mil asesinatos con violencia durante su sexenio, mientras que Peña Nieto suma más de 90 mil en lo que va de su sexenio.

Frente a todo esto, el Concejo Nacional Indígena ha dado a conocer a su vocera, quien representará a este y al EZLN rumbo a las elecciones del 2018 en México, como un proceso de agrupamiento y reagrupamiento de la izquierda independiente y el conjunto de las resistencias nacionales; frente al conjunto de partidos burgueses incluido Morena que dirige Andres Manuel López Obrador.

Todo esto formará parte de los elementos a discutir, balancear y proponer en el Encuentro Nacional de Acción Revolucionaria, con los cuales pretendemos definir nuestra agenda política con miras a intervenir en el desarrollo política de los próximos meses y a encontrar una mejor forma de organizarnos, ante el actual crecimiento de nuestra propia fuerza.

La cita será en Tototepec, Guerrero, este 15 de julio de 2017.

¡ASISTE!

Grupo de Acción Revolucionaria, Rosas-Rojas, Juventud Revolucionaria-Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s