CONSECUENCIAS DE LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA: LA CUENTA REGRESIVA HA COMENZADO

Cinthya Leocadio

En el último siglo la presión hacia los recursos ha ido exponencialmente en aumento, en gran medida por un modelo de producción privado, mercantil y explotador que se ha mantenido; este modelo ha hecho realidad los escenarios más catastróficos que se han pronosticado, uno de los más alarmantes debido a la presión sobre uno de los recursos más importantes, el agua. Un recurso fundamental para el sostén de los seres vivos, que esta relacionado directamente con la calidad de vida de la población siendo así determinante para el funcionamiento del sistema económico.(1)
El caso más sonado hasta ahora por la magnitud ha sido el de Ciudad del Cabo ubicada en la costa norte de Sudáfrica, y la segunda ciudad más habitada de este país, que esta apunto de convertirse en una ciudad sin agua, tras una sequía que lleva más de tres años y la falta de políticas preventivas que realmente consigan gestionar mejor los recursos, ha llevado a tomar medidas extremas antes de que la situación empeorara, es así como desde el 1 de febrero del 2018, los habitantes sólo podían utilizar 50 litros de agua al día, esto para que esta ciudad NO se convierta en la “Ciudad cero”; lo que representaría que los suministros de agua se cerraran y las personas tendrán que hacer fila en uno de los 180 puntos de agua localizados por toda la ciudad para recibir su ración de 25 litros de agua al día. Parece ser que ni con estas medidas se evitara el Día Cero: las previsiones de que el día llegue han ido fluctuando, principalmente por esporádicas lluvias, una dramática disminución del uso de agua y la donación de granjeros de agua a la presa local. Las últimas predicciones pronostican que que los grifos se cierren el 11 de Mayo. Pareciera que este problema involucra solamente la parte climática, y que es algo que no se puede “controlar”, pero no podemos realizar un análisis reduccionista, y es que parece imposible que una zona llamada originalmente Xhamissa, que en dialecto Khoikhoi significa “lugar de aguas dulces” y donde fluyen manantiales debajo de los edificios nos lleva apreguntarnos ¿qué es lo que ocurre realmente?. No podemos realizar un análisis reduccionista, es claro que esta ciudad es un reflejo de lo que ocurrirá por el aceleramiento del cambio climático en miles de ciudades, incluida la Ciudad de México, pero es de resaltar que hay otros dos factores cruciales para entender la situación ahora irreparable; uno de ellos es el desequilibrio entre la planificación y las necesidades hídricas del crecimiento demográfico en las mega urbes, así como la corrupción y el alto nivel de pobreza que se vive y que ha ido en aumento, y los intereses políticos son otro gran factor, por ejemplo el presidente actual de sudáfrica Jacob Zuma, se enfrenta a 783 cargos por corrupción, fraude y crimen organizado. Quedan dudas alrededor de este caso, y es que en los poblados ricos de la futura ciudad cero hay gente rica que no deja de tener su vida cotidiana, aún hay turismo ¿de dónde sacan el agua? qué mejor manera de controlar a la población que controlar el suministro de agua, por que quien controla las necesidades vitales y los recursos, controla las ciudades.
En México, el panorama no pinta mejor y es que ya hay colonias que viven el día cero, como en la delegación Iztapalapa, donde en las colonias marginadas nadie hace ni pretende actuar para solucionar el problema de desabasto de agua, y cómo vivirá la llegada de ese día la mayoría de la población pues se prevé que el agua se acabe en ¡40 años!. En la CDMX la cantidad de agua para abastecimiento público es desperdiciada en fugas y en robos a través de tomas ilegales entre un 30 a 50%.
La crisis que se avecina y que ya es realidad en muchas partes del mundo y del país, resalta la desigualdad y la segregación de la sociedad donde los ricos podrán hacer frente, mientras que las personas pobres pagarán las consecuencias de la explotación de este valioso elemento. Y aunque los ambientalistas nos eximan de realizar un consumo del agua responsable y al mínimo, hasta extremos como lo son 50 litros al día jamás se comparará el efecto que se tendría si los megaproyectos y empresas que se han establecido en países latinoamericanos dejaran de funcionar. El gobierno de México se encuentra en una subasta de la riqueza, y se han invertido las prioridades lógicas y de responsabilidad social. Las concesiones federales agudizan el problema, a los organismos locales de agua se les ha dejado desprotegidos y en manos del mejor postor de recursos imprescindibles, se favorece la explotación, contaminación y consumo inconmensurable, siempre privilegiando a las empresas privadas (cerveceras, embotelladoras de agua, de refrescos) otorgándoles derecho de pozo o de explotar fuentes superficiales fuera de la ley y la agroindustria la más contaminante. La industria petrolera, petroquimica utilizan y contaminan acuíferos, sin consecuencias y la mayor parte de estos usuarios no pagan aportaciones de acuerdo al uso desmedido.

¡NO A LOS MEGAPROYECTOS DE TRASNACIONALES!

¡LOS RECURSOS SON DEL Y PARA EL PUEBLO!

¡NO A LOS ECOSIDIOS!

¡NO A LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA!

1. Cruz, A. C. P., & Martínez, P. C. C. (2015). El recurso agua en el entorno de las ciudades sustentables. CULCyT, (31).
2. Barkin, D. (2006). La gestión del agua urbana en México. Universidad de Guadalajara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s