Archivo de la categoría: Acción Obrera

¿RENEGOCIAR EL TLCAN?

Walter J. Ángel. Inició formalmente la llamada “renegociación” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Será una serie de 7 rondas de “negociación”[1] que arrancaron este 16 de agosto en Washington; están presentes Robert Lighthizer, el representante comercial del gobierno de Estados Unidos, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo.[2]

La salida del TLCAN, principalmente por el vilipendiado déficit comercial con México, en mancuerna con el ya conocido discurso sobre la construcción del muro fronterizo, fue punto central en la campaña presidencial de Donald Trump; discurso que cambió rápidamente a su llegada a la Casa Blanca, por la “renegociación” del acuerdo internacional, en condiciones más favorables para los Estados Unidos. “Es un privilegio actualizar al TLCAN por medio de la renegociación”, dijo Donald Trump en un comunicado emitido el miércoles 26 de abril, según el New York Times [3], donde también afirmó que “el resultado final volverá más fuertes y mejores a los tres países”.

Hoy Lighthizer inicia la “renegociación” sosteniendo que “el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha fallado a muchos estadunidenses y necesita mejoras importantes y no sólo un mero ajuste ni la actualización de un par de capítulos”[4].

Objetivos Estadounidenses

Estados Unidos, por su parte, dio a conocer el 17 de julio el  “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations” un document emitido por la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (Office of the United States Trade Representative), donde dio a conocer, con toda claridad, las prioridades y objetivos en veintidós categorías a “renegociar” [5].

Entre muchos aspectos, en la mira del gobierno estadounidense están el pleno acceso al mercado para los agricultores y rancheros de ese país; romper las barreras para las exportaciones de ese país. “Esto incluye la eliminación de las subvenciones injustas, las prácticas que distorsionan el mercado de las empresas estatales y las restricciones onerosas de la propiedad intelectual. “ [6]. En las prioridades, el gobierno de Trump dice que se deben “mejorar la balanza comercial de los Estados Unidos y reducir el déficit comercial con los países del TLCAN.” [7]

Dicho documento exige un férreo control de las Empresas Públicas Estatales y asegurar que estas actúen bajo las reglas del mercado, incluso si su propósito no es lucrativo sino social. Reclama excluir a las empresas de propiedad estatal como parte de la rama de producción nacional.

La Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos reclama aumentar las oportunidades de las empresas estadounidenses para vender productos y servicios de los Estados Unidos a los países del TLCAN, es decir en México y Canadá; establecer “prácticas justas, transparentes, predecibles y no de adquisición en los países del TLCAN”, incluidas normas que reflejen las prácticas existentes de adquisición del gobierno de los Estados Unidos. Incluso reclama “publicar información oportuna sobre adquisiciones gubernamentales”. [8]

Para el sector Telecomunicaciones, el gobierno estadounidense reclama la promoción de “la oferta competitiva de servicios de telecomunicaciones” facilitando la entrada al mercado mediante una “regulación transparente y un regulador independiente”. [9] Asimismo busca “asegurar compromisos para proporcionar un acceso razonable a la red para proveedores de telecomunicaciones” [10]

Finalmente, el gobierno de Donald Trump establece que se deben preservar y fortalecer “las inversiones, el acceso al mercado y las disciplinas de las empresas estatales que beneficien a la producción y transmisión de energía y respaldan la seguridad e independencia energéticas de América del Norte, al tiempo que promueven reformas continuas de apertura del mercado de la energía.” [11]

México en la lona

A la exposición de las veintidós grandes categorías a “renegociar”, el gobierno de Enrique Peña Nieto respondió con cuatro ejes prioritarios descritos en el documento “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte” [12]:

  1. Fortalecer la competitividad de América del Norte
  2. Avanzar hacia un comercio regional inclusivo y responsable
  3. Aprovechar las oportunidades de la economía del siglo XXI
  4. Promover la certidumbre del comercio y las inversiones en América del Norte

En este documento, el gobierno de Enrique Peña Nieto coloca al TLCAN como exitoso, reconociendo la necesidad de “extender los beneficios del libre comercio al interior de nuestra sociedad y reposicionar a América del Norte como una de las regiones más competitivas.” [13]

Es todo, en verdad es todo. El gobierno de EPN va sumiso y obediente a una “renegociación” que no es tal. ¿Cuál es el balance que tiene el gobierno de Enrique Peña Nieto para sentarse a “renegociar el TLCAN?

Rechazar el TLCAN

El TLCAN creo la falsa idea de que México sería una Nación exportadora. Si miramos con atención la balanza comercial de México, podemos notar que actualmente es deficitaria y que este déficit fue compensado hasta el 2015 con las exportaciones petroleras. Actualmente esta tendencia no continúa debido a la caída del precio internacional del crudo y de la producción nacional de hidrocarburos. Sin embargo la balanza comercial de productos no petroleros siempre fue deficitaria. [14] ¿De qué éxito habla Enrique Peña Nieto considerando que el principal socio comercial son precisamente los Estados Unidos?

exportacionesImportaciones

Es más el TLCAN ha afectado gravemente el desarrollo nacional, siendo contrario a los intereses de los pueblos y del medio ambiente, provocando una severa crisis social. El TLCAN ha sido fuente de pobreza y desigualdad, despojo y depredación de los recursos naturales y de los territorios de campesinos e indígenas. Tras su puesta en marcha se han violado sistemáticamente los derechos humanos y ambientales de manera permanente.

Este es un acuerdo opresivo que facilita la reducción del poder Estatal, sustituyéndolo por otro poder, uno supranacional de las grandes corporaciones que se apropian aún más de las riquezas de nuestros pueblos.

La “renegociación” del TLCAN es la consolidación de un sistema comercial donde las empresas explotan todas las circunstancias a su favor para someter económica, política, militar social y hasta culturalmente a nuestros países.

Como lo demuestra el “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”, Estados Unidos está intentando con esta “renegociación” blindar las reformas estructurales que impulsaron los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, principalmente la Energética, la laboral y la de telecomunicaciones, para que sean inamovibles ante cualquier cambio en la atmósfera política mexicana en los próximos. Como afirmaría la prensa nacional e internacional, los “funcionarios del gobierno estadunidense dijeron que México había pedido que las negociaciones se completaran al cierre del año antes del proceso electoral.” [15]

En el documento emitido por la Secretaría de Economía, el gobierno mexicano asiste a secundar la solicitud del gobierno estadounidense, no a poner sobre la mesa las prioridades económicas, políticas, de seguridad, sociales, de México. Por ejemplo, el tema migratorio no forma parte de la agenda de dicha “renegociación”.

El TLCAN no debe ser “renegociado”, debe ser rechazado. Sustituir este proceso de dependencia hacia los Estados Unidos y sus grandes corporaciones, quienes son los únicos beneficiados de estos acuerdos comerciales, por un proyecto de nación soberano e independiente que revierta la precarización del empleo y que garanticen el pleno respeto a los derechos laborales, económicos y sociales; que detenga el modelo extractivista depredador y el despojo de los recursos energéticos estratégicos; un proyecto que lucha por recuperar la soberanía alimentaria; que respete los derechos de los pueblos originarios.

Avanzar en la construcción de formas superiores de cooperación e integración económica para el desarrollo incluyente, sobre la base de la unidad de los trabajadores y el conjunto de los explotados y oprimidos de Canadá, Estados Unidos y México está a la orden del día, no los acuerdos comerciales en favor de las corporaciones gringas. ¡No a la “renegociación del TLCAN; rechazo total y cancelación inmediata!

[1,15] La Jornada. “Negociadores pactan 7 rondas de conversaciones para TLCAN”. Vista en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/07/19/negociadores-pactan-7-rondas-de-conversaciones-para-tlcan

[2,4] La Jornada. “Va EU por cambios “importantes” al TLCAN”. Visto en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/08/16/inician-en-eu-conversaciones-sobre-tlcan

[3] The New York Times. “Que siempre sí: Trump dice que renegociará el TLCAN”. Visto en: https://www.nytimes.com/es/2017/04/27/trump-tlcan-renegociacion-salida/?mcubz=0

[5,6,7,8,9,10,11] Office of the United States Trade Representative. “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”. Visto en: https://ustr.gov/sites/default/files/files/Press/Releases/NAFTAObjectives.pdf

[12, 13] Secretaría de Economía. “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”. Visto en: https://www.gob.mx/se/articulos/prioridades-de-mexico-en-las-negociaciones-para-la-modernizacion-del-tratado-de-libre-comercio-de-america-del-norte?idiom=es

[14] Banco de México. Exportaciones e importaciones de mercancías.

#UNDIASINASOCIADOS | ABAJO LA PRECARIEDAD LABORAL

Este 27 de mayo, convocados por redes sociales y bajo el hashtag #UnDiaSinAsociados, trabajadoras y trabajadores de las grandes cadenas departamentales, principalmente de Walmart, se suman al paro nacional exigiendo el pago justo de utilidades por parte de estas cadenas.

El llamado al paro nacional secunda varias acciones ocurridas el fin de semana pasado, donde trabajadores de estas cadenas protestaron principalmente en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, en demanda de un reparto justo de utilidades por parte de estas cadenas, parando 24 y hasta 48 horas en algunos lugares. Las acciones han resistido la intimidación de la patronal y las policías locales.

¿Qué ocurre en esta cadenas departamentales?

De acuerdo la Bolsa Mexicana de Valores, grupos como Walmart México tuvieron ventas totales que ascendieron a 528 mil 571 millones de pesos, con una utilidad neta de 33 mil 352 millones.

Las leyes mexicanas dicen que de la utilidad neta correspondiente al año fiscal anterior, el 10 por ciento debe repartirse entre los empleados como participación en las utilidades (PTU).

Esto significa que 3 mil 335 millones de pesos (10%) debieron repartirse entre sus 228 mil 854 asociados. Por lo que a cada empleado debió tocarle, en promedio, 14 mil 573 pesos por concepto de PTU y con variaciones dependiendo del puesto o del tiempo trabajado.

La realidad es que el pago de utilidades fue de entre 300 y 400 pesos promedio para los trabajadores de esta cadena estadounidense con filial en México.

Walmart y otras cadenas pueden hacer esto porque las leyes son ampliamente flexibles para las patronales, principalmente de capital estadounidense. Estas,  por principio, utilizan la figura de “asociado” para evitar asumir responsabilidades patronales; la medida ocurre en la gran mayoría de empresas de servicios que operan en México.

Por otro lado, estas cadenas evitan reportar la mayor cantidad de ganancias debido a la posibilidad de ampararse en los convenios que impiden la doble tributación o, incluso, a la posibilidad de reportar pérdidas en otros países como pérdidas en México. 

México es un paraíso fiscal para empresas privadas y extranjeras que tiene muchas repercusiones, entre ellas, las que afectan directamente en el reparto de utilidades a miles de trabajadores mexicanos.

El Grupo Walmart es el principal “empleador” privado en México, como ya lo dijimos, con casi 229 mil empleados (asociados), quienes enfrentan precariedad laboral.

27 de Mayo, Huelga Nacional

Desde el Grupo de Acción Revolucionaria hemos recibido reportes de Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Morelos, Ciudad de México, Estado de México y Puebla, donde trabajadores han protestado exigiendo el pago justo de utilidades. 

Las medidas han ido desde la protesta a la puerta de la tienda, hasta el paro total. Y pese que la dimensión de la protesta no abarca la totalidad de ninguna de estas cadenas, o de una sola, que abusan de los trabajadores, la acción es incuestionablemente trascendental para la historia de los trabajadores precarios en este país. 

En este sentido, las acciones de los trabajadores precarios es síntoma de un modelo inviable de economía política que pone todos los recursos judiciales, legales, materiales y represivos, a favor del capital transnacional, pues el conjunto del Estado está diseñado para salvaguardar los intereses de los capitalistas y su acumulación.

Como lo dijimos en nuestra declaración este 1 de Mayo, los dos grandes patrones de acumulación, despojo y precariedad, para contrarrestar el descenso de la tasa de ganancia a favor de los capitalistas, se consuma en las reformas estructurales que se implementan desde el sexenio de Calderón, con las modificaciones a la Ley del ISSSTE y la Reforma Laboral,  hasta Enrique Peña Nieto con su Reforma Energética que terminó por entregar la renta petrolera y la propiedad de la industria energética, a privados y extranjeros, trayendo efectos desastrosos en la economía nacional como el gasolinazo. 

En algunos puntos como Michoacán, trabajadores de Walmart sufrieron la represión de la policía quienes fueron llamados a reprimir la protesta, logrando abrir la tienda. 

En algunos puntos, como Cuernavaca, hubieron militantes del PCM, o del Militante, en la Ciudad de México, respaldando las acciones de los trabajadores. Esto es una muestra a los trabajadores de las cadenas departamentales, de que cuentan con muchos aliados para extender y escalar sus acciones y demandas, confiando por principio en sus propias fuerzas y en la solidaridad de los demas trabajadores y sus organizaciones.

Desde el GAR nos hemos sumado a algunos puntos de protesta de los trabajadores de AURRERA y Walmart, respaldándolos en este paso fundamental, que marca una pauta histórica en la conciencia sobre su condición y su lucha por su liberación; luchando contra la precariedad y planteando que son los patrones quienes deben asumir la responsabilidad plena con los trabajadores. 

La lucha contra la precariedad laboral en México tiene un nuevo episodio y podría extenderse, hay que conquistar los reclamos con los métodos históricos de los trabajadores.

¡Adelante!