Archivo de la categoría: Industria Energética

¿RENEGOCIAR EL TLCAN?

Walter J. Ángel. Inició formalmente la llamada “renegociación” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Será una serie de 7 rondas de “negociación”[1] que arrancaron este 16 de agosto en Washington; están presentes Robert Lighthizer, el representante comercial del gobierno de Estados Unidos, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo.[2]

La salida del TLCAN, principalmente por el vilipendiado déficit comercial con México, en mancuerna con el ya conocido discurso sobre la construcción del muro fronterizo, fue punto central en la campaña presidencial de Donald Trump; discurso que cambió rápidamente a su llegada a la Casa Blanca, por la “renegociación” del acuerdo internacional, en condiciones más favorables para los Estados Unidos. “Es un privilegio actualizar al TLCAN por medio de la renegociación”, dijo Donald Trump en un comunicado emitido el miércoles 26 de abril, según el New York Times [3], donde también afirmó que “el resultado final volverá más fuertes y mejores a los tres países”.

Hoy Lighthizer inicia la “renegociación” sosteniendo que “el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha fallado a muchos estadunidenses y necesita mejoras importantes y no sólo un mero ajuste ni la actualización de un par de capítulos”[4].

Objetivos Estadounidenses

Estados Unidos, por su parte, dio a conocer el 17 de julio el  “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations” un document emitido por la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (Office of the United States Trade Representative), donde dio a conocer, con toda claridad, las prioridades y objetivos en veintidós categorías a “renegociar” [5].

Entre muchos aspectos, en la mira del gobierno estadounidense están el pleno acceso al mercado para los agricultores y rancheros de ese país; romper las barreras para las exportaciones de ese país. “Esto incluye la eliminación de las subvenciones injustas, las prácticas que distorsionan el mercado de las empresas estatales y las restricciones onerosas de la propiedad intelectual. “ [6]. En las prioridades, el gobierno de Trump dice que se deben “mejorar la balanza comercial de los Estados Unidos y reducir el déficit comercial con los países del TLCAN.” [7]

Dicho documento exige un férreo control de las Empresas Públicas Estatales y asegurar que estas actúen bajo las reglas del mercado, incluso si su propósito no es lucrativo sino social. Reclama excluir a las empresas de propiedad estatal como parte de la rama de producción nacional.

La Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos reclama aumentar las oportunidades de las empresas estadounidenses para vender productos y servicios de los Estados Unidos a los países del TLCAN, es decir en México y Canadá; establecer “prácticas justas, transparentes, predecibles y no de adquisición en los países del TLCAN”, incluidas normas que reflejen las prácticas existentes de adquisición del gobierno de los Estados Unidos. Incluso reclama “publicar información oportuna sobre adquisiciones gubernamentales”. [8]

Para el sector Telecomunicaciones, el gobierno estadounidense reclama la promoción de “la oferta competitiva de servicios de telecomunicaciones” facilitando la entrada al mercado mediante una “regulación transparente y un regulador independiente”. [9] Asimismo busca “asegurar compromisos para proporcionar un acceso razonable a la red para proveedores de telecomunicaciones” [10]

Finalmente, el gobierno de Donald Trump establece que se deben preservar y fortalecer “las inversiones, el acceso al mercado y las disciplinas de las empresas estatales que beneficien a la producción y transmisión de energía y respaldan la seguridad e independencia energéticas de América del Norte, al tiempo que promueven reformas continuas de apertura del mercado de la energía.” [11]

México en la lona

A la exposición de las veintidós grandes categorías a “renegociar”, el gobierno de Enrique Peña Nieto respondió con cuatro ejes prioritarios descritos en el documento “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte” [12]:

  1. Fortalecer la competitividad de América del Norte
  2. Avanzar hacia un comercio regional inclusivo y responsable
  3. Aprovechar las oportunidades de la economía del siglo XXI
  4. Promover la certidumbre del comercio y las inversiones en América del Norte

En este documento, el gobierno de Enrique Peña Nieto coloca al TLCAN como exitoso, reconociendo la necesidad de “extender los beneficios del libre comercio al interior de nuestra sociedad y reposicionar a América del Norte como una de las regiones más competitivas.” [13]

Es todo, en verdad es todo. El gobierno de EPN va sumiso y obediente a una “renegociación” que no es tal. ¿Cuál es el balance que tiene el gobierno de Enrique Peña Nieto para sentarse a “renegociar el TLCAN?

Rechazar el TLCAN

El TLCAN creo la falsa idea de que México sería una Nación exportadora. Si miramos con atención la balanza comercial de México, podemos notar que actualmente es deficitaria y que este déficit fue compensado hasta el 2015 con las exportaciones petroleras. Actualmente esta tendencia no continúa debido a la caída del precio internacional del crudo y de la producción nacional de hidrocarburos. Sin embargo la balanza comercial de productos no petroleros siempre fue deficitaria. [14] ¿De qué éxito habla Enrique Peña Nieto considerando que el principal socio comercial son precisamente los Estados Unidos?

exportacionesImportaciones

Es más el TLCAN ha afectado gravemente el desarrollo nacional, siendo contrario a los intereses de los pueblos y del medio ambiente, provocando una severa crisis social. El TLCAN ha sido fuente de pobreza y desigualdad, despojo y depredación de los recursos naturales y de los territorios de campesinos e indígenas. Tras su puesta en marcha se han violado sistemáticamente los derechos humanos y ambientales de manera permanente.

Este es un acuerdo opresivo que facilita la reducción del poder Estatal, sustituyéndolo por otro poder, uno supranacional de las grandes corporaciones que se apropian aún más de las riquezas de nuestros pueblos.

La “renegociación” del TLCAN es la consolidación de un sistema comercial donde las empresas explotan todas las circunstancias a su favor para someter económica, política, militar social y hasta culturalmente a nuestros países.

Como lo demuestra el “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”, Estados Unidos está intentando con esta “renegociación” blindar las reformas estructurales que impulsaron los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, principalmente la Energética, la laboral y la de telecomunicaciones, para que sean inamovibles ante cualquier cambio en la atmósfera política mexicana en los próximos. Como afirmaría la prensa nacional e internacional, los “funcionarios del gobierno estadunidense dijeron que México había pedido que las negociaciones se completaran al cierre del año antes del proceso electoral.” [15]

En el documento emitido por la Secretaría de Economía, el gobierno mexicano asiste a secundar la solicitud del gobierno estadounidense, no a poner sobre la mesa las prioridades económicas, políticas, de seguridad, sociales, de México. Por ejemplo, el tema migratorio no forma parte de la agenda de dicha “renegociación”.

El TLCAN no debe ser “renegociado”, debe ser rechazado. Sustituir este proceso de dependencia hacia los Estados Unidos y sus grandes corporaciones, quienes son los únicos beneficiados de estos acuerdos comerciales, por un proyecto de nación soberano e independiente que revierta la precarización del empleo y que garanticen el pleno respeto a los derechos laborales, económicos y sociales; que detenga el modelo extractivista depredador y el despojo de los recursos energéticos estratégicos; un proyecto que lucha por recuperar la soberanía alimentaria; que respete los derechos de los pueblos originarios.

Avanzar en la construcción de formas superiores de cooperación e integración económica para el desarrollo incluyente, sobre la base de la unidad de los trabajadores y el conjunto de los explotados y oprimidos de Canadá, Estados Unidos y México está a la orden del día, no los acuerdos comerciales en favor de las corporaciones gringas. ¡No a la “renegociación del TLCAN; rechazo total y cancelación inmediata!

[1,15] La Jornada. “Negociadores pactan 7 rondas de conversaciones para TLCAN”. Vista en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/07/19/negociadores-pactan-7-rondas-de-conversaciones-para-tlcan

[2,4] La Jornada. “Va EU por cambios “importantes” al TLCAN”. Visto en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/08/16/inician-en-eu-conversaciones-sobre-tlcan

[3] The New York Times. “Que siempre sí: Trump dice que renegociará el TLCAN”. Visto en: https://www.nytimes.com/es/2017/04/27/trump-tlcan-renegociacion-salida/?mcubz=0

[5,6,7,8,9,10,11] Office of the United States Trade Representative. “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”. Visto en: https://ustr.gov/sites/default/files/files/Press/Releases/NAFTAObjectives.pdf

[12, 13] Secretaría de Economía. “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”. Visto en: https://www.gob.mx/se/articulos/prioridades-de-mexico-en-las-negociaciones-para-la-modernizacion-del-tratado-de-libre-comercio-de-america-del-norte?idiom=es

[14] Banco de México. Exportaciones e importaciones de mercancías.

Anuncios

RONDAS PETROLERAS PARA EL CAPITAL PRIVADO Y EXTRANJERO Y SUS SOCIOS FINANCIEROS

En estos momentos se lleva a cabo el proceso de presentación de la llamada Ronda 2.3, correspondiente a la Ronda 2 del Plan de Licitaciones para la Extracción de Hidrocarburos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Estas Rondas de licitaciones son un mecanismo de extracción acelerada de Hidrocarburos, con el fin de favorecer el piso de exportación y venta de petróleo crudo, principalmente a los Estados Unidos, país al que México exporta sin interrupción cerca de la mitad de la producción de hidrocarburos.

Las Rondas de Licitaciones en materia de hidrocarburos en México son una verdadera subasta del territorio nacional; debido a las modificaciones propuestas por las empresas transnacionales de la energía, el órgano regulador en materia de hidrocarburos, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), no tiene poder sobre las áreas adjudicadas a las empresas privadas y extranjeras y sus socios financieros.

Las bases de licitación y los contratos que firma el gobierno de Peña Nieto a través de la la CNH, contempla que esta última sólo puede ser observadora del proceso de trabajo petrolero desarrollado en las áreas adjudicadas a las empresas transnacionales; lo que favorece a que la producción, prácticas y cualquier evento que ocurra en las áreas territoriales subastadas, sólo será de conocimiento de las empresas privadas y extranjeras.

Esto tiene consecuencias inmediatas, por principio, la imposibilidad de ingresar al territorio adjudicado; en segundo lugar que el Estado debe confiar ciegamente que las empresas privadas y extranjeras realmente le están reportando la producción de hidrocarburos desarrollada en el área; tercero, en caso de ocurrir una practica equivocada y con consecuencias ambientales severas, la CNH no puede más que emitir recomendaciones y sugerencias, pero no obstruir el proceso de trabajo petrolero de la empresa en cuestión.

En el link de abajo puedes seguir la subasta del territorio nacional a favor de privados y extranjeros:

LA REFORMA ENERGÉTICA DERRUMBA LO QUE NOS IMPIDE CRECER: PEÑA NIETO

Peña Nieto afirmó al inaugurar un parque eólico en Coahuila que “llegamos a derribar lo que impedía crecer y alcanzar más desarrollo y eso gradualmente está ocurriendo”.[1]

El compromiso de la casta gobernante para terminar por entregar las grandes industrias energéticas nacionales, armar mercados artificiales y ceder los recursos, no tiene límite. ¿A quiénes se dirige Enrique Peña Nieto?

Por su parte Pedro Joaquín Coldwell, en un foro organizado por la empresa privada alemana Siemens, la semana pasada, destacó los grandes beneficios que otorga la Reforma Energética… a los organismos privados, a los inversionistas extranjeros y a sus socios financieros[2].

Entonces la respuesta sobre a quién se dirige Peña Nieto cuando dice que la Reforma Energética “derrumbó lo que nos impedía crecer”, la da Pedro Joaquín: el crecimiento, desarrollo y oportunidades, son para las empresas privadas y extranjeras y sus socios financieros.

En el discurso inaugural del “Oil & Gas Innovation Forum”, Pedro Joaquín Coldwell se refirió en sólo una ocasión al usuario final, a quien dijo que también “beneficiaría”; así, sin más; mientras llenaba de alabanzas a la iniciativa privada.

Al ratificar la intención de destruir a los organismos del Estado como CFE y Pemex, Peña acaba con lo único que en suma sostenía la economía al 40%, para transferir estas industrias y recursos al capital privado y extranjero; prometiéndoles jugosos recursos y oportunidades financiadas de origen desde el Estado, con recursos públicos, para que estos empresarios transnacionales no tengan que arriesgar capital y pasar malos ratos compitiendo con organismos que lo hacen más económico y eficiente que ellos.

Esto es la Reforma Energética, un mecanismo de destrucción de la industria nacional energética, la única que hasta el 2015 mantenía compensando la balanza comercial, sostén de la economía nacional, para entregarla al capital transnacional y recargar las consecuencias de estas acciones en los hombros de los trabajadores.


[1] La Jornada. “La reforma energética derrumba lo que nos impide crecer: Peña”. Visto en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/04/07/la-reforma-energetica-derrumba-lo-que-nos-impide-crecer-pena

[2] El Financiero. “CONFERENCIA MAGISTRAL DE CLAUSURA por Pedro Joaquín Coldwell”. Visto en: https://www.youtube.com/watch?v=6K1WsZBHQKw