FEMINICIDIOS: EL VASO COLMADO QUE SE DERRAMÓ HACE MUCHO

Isadora Fragoso y Laura Rivera
Ser mujer y estar viva se ha vuelto casi una ironía. En México los feminicidios presentan un aumento atroz, todos los días hay violencia enfocada hacia las mujeres, a diario hay una noticia de alguna mujer que ha sido desaparecida o asesinada, con el Estado de México como el principal escenario de este crimen. La violencia, generalizada desde la “guerra contra el crimen organizado” de Felipe Calderón, se ha incrementado contra el sector poblacional de las mujeres y ha tenido un alcance preocupante en tasas de asesinatos en lugares como el Estado de México.

A nivel nacional hay una crisis de inseguridad, lo claro es que la violencia enfocada hacia las mujeres de todas las edades ha tenido un repunte alarmante, y se evidencia cuando todo lugar representa un peligro para transitar, desde lugares de marginación social y zonas de pobreza (con casos de acoso, violaciones, desapariciones y asesinatos diarios), hasta lugares “inimaginables” como la Universidad Nacional Autónoma de México con casos como el de Lesvy Berlín el pasado 3 de mayo, generando una atmósfera de pánico que pretende desmovilizar.

La violencia en índices elevados, condiciones precarias de seguridad, desapariciones, trata, o el feminicidio, todas son prácticas normalizadas por el Estado y se han recrudecido, luego de hacerlo en el periodo gubernamental de Calderón, con el gobierno feminicida de Enrique Peña Nieto.

VIDAS, NO CIFRAS
Vivir en México, en medio de una lógica patriarcal además capitalista, se ha vuelto una lucha diaria por vivir, donde diariamente son asesinadas 7 mujeres y la mayoría de estos casos queda impune, las vidas de las mujeres son reducidas a un número que ya ni siquiera sirven para dimensionar el grado de violencia −pues no hay cifras exactas del número de feminicidios−, sino para normalizarlo al cambiar un nombre por un número de expediente, que será archivado y olvidado, como es la lógica sistémica actual.

Victoria Pamela Salas, asesinada el pasado 2 de septiembre, encontrada en un cuarto de hotel en Tlalpan, tenía 23 años recién cumplidos, trabajaba para aportar económicamente a sus padres, tenía una vida por delante, una alegría por vivir y se la quiere convertir como a tantas otras mujeres en una simple cifra. Muchísimas mujeres ni siquiera son encontradas luego de ser desaparecidas, o reconocidas luego de ser asesinadas, por lo que una cuestión trascendental para hacer frente a la violencia machista es evidenciar el problema y sus raíces, conocer a la víctima por quien era y no por lo que hicieron de ella, decir sus nombres y mostrar sus rostros (en vida, no volviendo a violentarlas exponiendo el modo atroz en que atacaron sus cuerpos), nombrarlas.

Si bien Victoria representó el feminicidio número 66 en la ciudad de México del año en curso, se trata de una mujer más a quien la violencia machista arrebató la vida, violencia generada, perpetrada y sostenida por una estructura capitalista y patriarcal que oprime de forma sistémica a las mujeres en diferentes expresiones y niveles.

FEMINICIDIO EN EL MARCO LEGAL: LA FALACIA DE LA JUSTICIA
En el Código Penal Federal1 encontramos que el homicidio doloso de una mujer será considerado feminicidio cuando se prive de la vida por razones de género, siendo otra característica el que el cuerpo de la víctima se encuentre mutilado por el sujeto feminicida, y que existiera entre éste y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza, como acaeció en el caso de Victoria, pues no bastando el asesinato, su cuerpo fue lacerado de la manera más brutal por quien fuera su pareja. Así, la violencia de género caracterizado por un conjunto de conductas misóginas perpetradas contra el cuerpo de las mujeres tiene un claro reflejo en los últimos feminicidios perpetrados en lugares como el Estado y la Ciudad de México. En el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), aun cuando cuentan con la tipificación de feminicidio, en sus datos aparecen cifras sólo de “mortalidad por homicidio de mujeres” no por feminicidio, por lo que sus cifras son inexactas en este sentido, sólo a un mínimo porcentaje de los asesinatos de mujeres se les aplica la tipificación de feminicidio y las cifras deben deducirse a partir de las cifras de homicidios dolosos contra mujeres que tengan las características establecidas por el Código Penal. El feminicidio es delito federal desde 2011, existe protocolo de investigación ministerial, policial y pericial, y alerta de género, pero la legalidad se ve rebasada por la realidad. De acuerdo con cifras del INEGI, entre los años 2008 al 2015 hubo un registro de 176 mil 344 homicidios2 de los cuales 18 mil 664 corresponden a tipificaciones de “defunciones por homicidio en mujeres”3 en todo el país (con corte de cifras el 13 de julio de 2016) tan sólo en casos registrados, pensemos ahora en los que no fueron registrados o tipificados como tal. Gran número de feminicidios ni siquiera son investigados como lo que son, sino persisten en ser llamados homicidios, y con ello se invisibiliza este modo de opresión patriarcal hacia el derecho fundamental de la vida para las mujeres.

A pesar de estar ya la tipificación del feminicidio −con una sentencia entre los 30 y 60 años de prisión en la Ciudad de México, y de los 40 a 70 años en el Estado de México, ambas con agravantes por relación de parentesco entre la víctima y el agresor− es claro que el sistema de justicia actual no representa un acceso a ésta, ya que se vuelve contra la mujer violentada en cada nuevo caso: Re-victimización o criminalización de la mujer, burlas y difamaciones mediáticas, minimización del hecho, hasta la manipulación, fabricación u omisión deliberada de pruebas y evidencias. La nula justicia ante la violencia contra la mujer se ha vuelto norma; se dieron inconsistencias en la investigación, triste regla en estos crímenes, pues a los padres de Victoria desde el inicio se les negó el acceso a la carpeta.

Mario Saenz fue detenido por haber sido señalado por empleados del hotel como el acompañante de Victoria, pero a pesar de ser el principal sospechoso fue puesto en libertad tras unas horas y ahora se encuentra prófugo. Con una orden de aprehensión −emitida desde el 17 de octubre− por feminicidio, y una ficha roja de la Interpol, tras de sí, Saenz se suma a la lista de feminicidas que quedan en la impunidad, con una víctima que no recibe justicia real nunca. En conjunto hay muchos tópicos que violentan a quien es víctima de las acciones machistas, casos que ni siquiera son denunciados o conocidos, con un sistema jurídico que no responde a las necesidades reales de quien es agredida, familias que tienen que investigar por su cuenta, convocar a marchas y buscar la justicia que se les niega.

Todo arroja como resultado que no podemos confiar en el Estado y sus instituciones para resolver la crisis de violencia machista y feminicida, pues son cómplices de ésta.

CRIMINALIZAR A LA VÍCTIMA
¿La asesinaron? “Algo habrá hecho, quién sabe qué compañías tenía, por qué andaba en ese lugar, era una drogadicta o alcohólica”, todas son expresiones que a menudo escuchamos acompañando las noticias sobre mujeres asesinadas en México y en todo el mundo. A Victoria, como a miles de mujeres víctimas de feminicidio se les culpa de su propia muerte, medios amarillistas difunden información falaz de estas mujeres como en el de ella, incluso se ha dicho que fue un suicidio, que era “drogadicta y agresiva”, o que Victoria se habría ido con algún otro sujeto a un hotel −versión que sostiene la madre de Mario Saenz–, además existen dos versiones, una dice que las cámaras del hotel donde se halló el cuerpo de Victoria no funcionaron ese día y otra dice que se habría visto cómo Mario salía por la mañana, lo cierto es que de esto último empleados del hotel Novo atestiguan que el hombre salió cerca de las cinco de la mañana y señaló que la mujer que le acompañaba se quedaría otro rato, dándose más tarde el descubrimiento del cuerpo sin vida de Victoria y la detención de Saenz. Aunado a los señalamientos que culpan a la víctima, el feminicida es presentado a través de sus “virtudes”, como Mario, a quien se le reconoció públicamente en las notas como un skater famoso a nivel internacional y a quien se le manchaba su reputación. Mientras de Victoria se dijo que se había suicidado a pesar de ser más que obvia la violencia con la que había sido lacerado su cuerpo, de manera dolosa por quien le asesinara, con una clara agresión misógina.

EL SISTEMA CAPITALISTA PATRIARCAL, RAÍZ DEL MACHISMO
La cuestión es ¿por qué sucede esto? Hay que plantearnos no sólo el caso individual, sin dejar de ser importante debe contextualizarse. En México como en otros países hay violencia machista, y la podemos ubicar en expresiones como el feminicidio. Diario vemos mujeres desaparecidas (o intentos de levantarlas), violadas, golpeadas, intentos de asesinato o feminicidios, pero hay que darnos cuenta, ¿qué pasa con cada caso? Nada. Y es justo ese nada el que permite que se perpetúen. Ahora, ¿qué o quién no hace nada? Un Estado capitalista y patriarcal que genera las condiciones de impunidad para que esto pase y no se haga justicia: Con una estructura que enseña que las mujeres somos un objeto adquirido para satisfacer necesidades −y si no es así, como cualquier objeto éste se destruye−; la violencia normalizada en medios de comunicación; instituciones estatales cómplices que permiten la injusticia; marcajes de clase en la obtención de justicia (como Mario Saenz que por tener recursos económicos pudo huir, y los padres de Victoria por ser de clase trabajadora son ignorados).

Toda esta violencia la podemos visibilizar en los feminicidios. Pero no hay que ver sólo la gota como el caso de Victoria, sino todas las violencias diarias que han llegado a un punto donde ya no se pueden contener, y hay que ver qué es lo que provoca que las gotas de sangre no dejen de caer. Hay toda una estructura patriarcal sostenida por un sistema capitalista que la crea, sostiene y perpetúa, y es por ello por lo que casos como el de Victoria continúan en la impunidad. Que casos como el de Victoria no se queden en el impulso coyuntural y sus movilizaciones. Se hace necesario hacer frente a esta violencia brutal que vivimos diariamente a través de un movimiento organizado de mujeres con perspectiva de clase, pues la violencia contra las mujeres no se detendrá hasta que destruyamos el sistema político, económico y social que la sostiene.

¡Por la construcción de un movimiento nacional de mujeres!
¡Si tocan a una nos organizamos miles!
¡Las mujeres luchando y el mundo transformando!
¡Alto a los feminicidios!
¡Alto a la impunidad, ni una asesinada más!
¡Justicia!

NOTA: Los padres de Victoria han convocado a una marcha el 10 de noviembre en la ciudad de México para exigir justicia por el feminicidio de su hija, partiendo de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ-CDMX) a las 16:00 Hrs. Exigen la detención de Mario Saenz, sujeto señalado como el feminicida de Victoria.

Anuncios

MÉXICO: EJEMPLO PARA EL MUNDO DE MODELO PRIVATIZADOR DEL AGUA

Eduardo Hernández
En México se emplean sofisticados mecanismos y argumentos publicitarios en favor de la propiedad privada del agua, para ablandar y fragmentar la oposición del pueblo para entregar al capital privado el control del agua, y dificultar el que sectores críticos perciban el cuadro amplio y las verdaderas intenciones de los privatizadores. Las transnacionales del agua desean presentar a México como una vitrina y exhibir al mundo las virtudes de la privatización.

LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA EN NUESTRO PAÍS, HABLANDO EN SENTIDO ESTRICTO, SE DA POR LAS LEYES Y REGLAMENTOS QUE LA ADMINISTRAN
Las reformas a la ley de aguas nacionales han permitido la privatización del agua en nuestro país, y es con el salinato-priista (1988-1994) cuando arreció la ofensiva gubernamental contra todos los bienes y servicios públicos.

La tendencia a la privatización del agua en México se remonta a 1983, cuando Miguel de la Madrid impulsó cambios al artículo 115 de la Constitución que descargaron sobre los gobiernos municipales la responsabilidad del suministro del agua.

1992 COMIENZO DEL PROCESO PRIVATIZADOR DEL AGUA EN MÉXICO
En 1992 el proceso privatizador se afianzó con la aprobación de una nueva Ley de Aguas Nacionales, tras la cual los gobiernos de muchos municipios y el de la Ciudad de México, concesionaron (privatizaron) el manejo de sus aguas a filiales de empresas transnacionales francesas (Suez y Veolia), inglesas (Severn Trent Water) y norteamericanas (Azurix-Enron), por citar a algunos monopolios mundiales del agua.

LOS USOS DEL AGUA Y LA PRIVATIZACIÓN
Podemos identificar tres grandes usos del agua (doméstico, rural e industrial), y la privatización los pulveriza, mediante una estrategia de municipalización de los manejos, los contratos y los mercados de agua, la privatización del agua también fragmenta los usos rurales al localizarlos en los diversos sistemas de riego, en las montañas y las selvas de México.

CONSECUENCIAS DE LA PRIVATIZACIÓN
Las más notables consecuencias de la venta de las empresas de servicios públicos al capital privado, y fundamentalmente al extranjero, han sido las siguientes:

  1. Convierte a los Servicios Públicos en negocios particulares y a los usuarios en clientes. Las políticas neoliberales en que se sustentan las privatizaciones, despojan a los servicios públicos del sentido social, convirtiéndolos en mercancías que sólo deben estar a la orden del que pueda pagarlas, al precio que determinen los empresarios que las ofrecen.
  2. Las privatizaciones no acaban con los monopolios. Simplemente, sustituyen los públicos por los privados. Y éstos, naturalmente, se aprovechan de sus condiciones monopólicas para exprimir a unos clientes que ni siquiera tienen la opción de comprarles a otros, o de renunciar a los leoninos contratos, sin graves sufrimientos por el servicio.
    Existen serios estudios que demuestran el caso de los servicios públicos, sector en el que por definición aparecen economías de escala, la competencia no aumenta la eficiencia sino que la disminuye, aumentando los costos de producción de los servicios.
  3. Aumento arbitrario en las tarifas, incrementos que se han dado antes y después de que se realicen las privatizaciones, pero que siempre tienen como causa principal que sin ellos no es posible ofrecerle al capital privado el único estímulo que lo moviliza: las ganancias, mayores ganancias o por lo menos iguales a las que consigue en otros sectores de la economía. Y esos aumentos tarifarios por encima de los índices de inflación nacional siguen siendo el eje rector de la política económica del gobierno.


CON LA PRIVATIZACIÓN EL ESTADO ABANDONA SU OBLIGACIÓN DE PRESTAR SERVICIOS
Mientras que el Estado puede prestar los servicios públicos a precios subsidiados, o con unos que igualen su costo de prestación, más el de la ampliación de las redes (sin incurrir en pérdidas), las empresas privadas no actúan así; ya que siempre tendrán que cobrar esos mismos costos, más otra suma de dinero que les asegure acumular riqueza en dinero contante y sonante que puedan trasladar a otros negocios.

Es por esto que siempre los servicios privatizados serán más costosos, que los que brinda el Estado, porque estos son servicios públicos sin lucro y sin afán de ganancia.

Los organismos de control creados por las leyes que impulsan las privatizaciones han demostrado su incapacidad para controlar a los monopolios privados, si es que en verdad tienen ese propósito, y no son simples instrumentos de la demagogia oficial.

Como dicen los neoliberales, quienes compran las empresas de servicios públicos no se llevan sus activos al extranjero. Efectivamente no se los llevan, pero sí se llevan las utilidades que producen, con lo que se hace más lenta la acumulación de la riqueza en el país y se complica el anhelado desarrollo económico de México.

ATENTADO A LA SOBERANÍA NACIONAL
Las privatizaciones también atentan gravemente contra la soberanía nacional, porque le trasladan al capital extranjero el control de sectores estratégicos de la economía mexicana.

LAS PREMISAS DE LA PRIVATIZACIÓN DEL AGUA, Y EN GENERAL DE TODOS LOS SERVICIOS PÚBLICOS
La ofensiva ideológica-publicitaria en pro de la privatización se fundamenta en tres premisas cuestionables:

  1. Crecimiento poblacional: “Cada vez hay más y más gente que debe tener acceso a recursos de agua cada vez más escasos y sobreexplotados, lo cual provoca tensiones y conflictos sociales.” Este argumento tiende a simplificar la compleja problemática social en torno a los recursos naturales. Presume que no existen desigualdades económicas extremas, o que si existen no tienen consecuencia alguna.
  2. Justo valor económico: “Se despilfarra el agua porque la gente la obtiene gratuitamente o a precios artificialmente bajos. Por lo tanto, si su precio reflejara su verdadero costo ecológico y económico, la gente evitaría su abuso y uso excesivo.”

Dicen los ejecutivos de empresas privatizadoras de agua que los precios que cobran son altos porque el agua es un negocio costoso y riesgoso, y sus empresas deben mantenerse rentables para poder competir. Pero los precios altos que cobran estas firmas, no están basados en racionalidad de mercado o criterios de sustentabilidad ecológica.

Las compañías aparentemente independientes que operan acueductos municipales son casi todas subsidiarias de una media docena de empresas transnacionales que se coordinan entre sí y se dividen los mercados globales. El dinero que recaudan de sus clientes no se invierte en mantenimiento y expansión de redes existentes, sino en sus planes de expansión global, en jugosos dividendos y altos salarios para sus ejecutivos.

LA MALA ADMINISTRACIÓN DEL AGUA POR PARTE DEL ESTADO ES DELIBERADA
El fracaso del Estado: “Como administrador del recurso; el Estado ha fracasado, y este fracaso ha sido deliberado, fue planeado para dar paso a la privatización del agua y de los demás servicios públicos, no sólo a causa de su corrupción, incapacidad y falta de inversión en la infraestructura, sino también debido a factores externos como la incosteable deuda externa pública y las políticas de ajuste estructural, impuestas por la banca multilateral que requiere que prácticamente se desmantele el estado.

Dice La investigadora Silvia Ribeiro del grupo ecologista ETC. “Las trasnacionales manipulan los datos de la crisis para justificar el despojo y aumento de la privatización, culpando a la gente común de las zonas urbanas, los campesinos y los servicios públicos por mal uso y administración”. Y es con esta manipulación del lenguaje y datos, que los utilizan como arma de negociación para conseguir la privatización del servicio, por ejemplo del agua.

1ER JORNADA DE APOYO ANTE LOS SISMOS

Alfredo Herrera Valdivia, Leocadio Zarco Cinthya G.
Los sismos ocurridos en México en Septiembre del 2017 serán recordados por la población mexicana por su gran magnitud, las afectaciones a gran escala que dejó la falta de capacidad y de responsabilidad del estado para reaccionar ante circunstancias de desastre, pero ante todo por las miles de personas que salieron a las calles como gesto solidario. Las primeras afectaciones se vivieron el 7 de septiembre en Oaxaca y Chiapas, posteriormente el 19 de septiembre en la Ciudad De México, Morelos y Puebla; el 30 de septiembre el coordinador nacional de Protección Civil da a conocer el número de personas que perdieron la vida, la Ciudad de México registra el mayor número de decesos con 219, seguida del estado de Morelos con 74; Puebla con 45. Las acciones por parte del gobierno mexicano en rescate y apoyo han sido deficientes, las denuncias de los ciudadanos fueron constantes ante el uso de maquinaria en labores de rescate y ante el desvío de recursos por parte del gobernador Graco Ramírez, en Morelos.

El pueblo demostró que supera al Estado mexicano fácilmente, miles de personas salieron a las calles para romper con la indiferencia; sin ser la excepción los integrantes de la Juventud Revolucionaria y la Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México, se dieron a la tarea de organizar jornadas de apoyo, con actividades específicas y abarcar los diferentes flancos. En el acopio realizado en el cubículo estudiantil de la facultad de ingeniería del 11 al 22 de septiembre, se logró recaudar herramientas y víveres que se trasladaron a la comunidad de Unión Hidalgo, Oaxaca, donde se entregó personalmente a las comunidades gracias a la colaboración con la Red de Solidaridad Binni Gubiña.

Ante el llamado de regreso a clases y a “la normalidad” del rector Graue Wiechers, la JR y estudiantes de las diversas facultades de Ciudad Universitaria, dimos una fuerte discusión en asambleas para aplazar las clases por lo menos una semana más y organizar distintas actividades con la fuerza, que sin duda fue fundamental en este desastre, la juventud y los estudiantes. El llamado del rector de la UNAM demostró una clara alineación con los intereses del gobierno federal y de la ciudad por sacar al pueblo de las calles, sin embargo las organizaciones y alumnos de la máxima casa de estudios mostraron su compromiso con la sociedad y regresar a las labores de apoyo a damnificados.

En este contexto se organizó una brigada como rechazo a la convocatoria de los funcionarios universitarios. La brigada se desarrolló en las comunidades de Amilcingo y San Miguel Tecuanipa pertenecientes a los estados de Morelos y Puebla, con miras a una participación prolongada se dio a la tarea de abarcar tres ejes de trabajo: apoyo psicológico, desarrollo infantil e infraestructura. Las tareas se orientaron al diagnóstico de las comunidades desde un enfoque multidisciplinario, los ejes de infraestructura y apoyo psicológico aplicaron los instrumentos del CENAPRED para evaluar las viviendas más afectadas, dando un respaldo a las comunidades entregándose la información a las autoridades correspondientes. Como parte del trabajo en el eje desarrollo infantil, las actividades se encaminaron a la asimilación y comprensión del sismo a través de estrategias y herramientas como juegos, lecturas y dibujos.

A pesar del llamado a la amnesia y a la “normalidad” por parte de las autoridade, el GAR, la JR, Rosas Rojas y la BMACM hacen el llamado a la organización y apoyo a las comunidades que siguen afectadas, reafirmando el papel protagónico que juega el pueblo ante la renuncia de labores por parte del estado mexicano y el papel que juegan los estudiantes y sus organizaciones por recuperar el compromiso de la universidad con la sociedad. También hacemos el llamado a denunciar a los culpables por los derrumbes de los edificios que colapsaron durante el sismo que se llevaron vidas con ellos.

Te invitamos a seguir nuestras redes para conocer más de las labores que la Juventud Revolucionaria y la BMACM están realizando, como la puesta en marcha de una gran campaña por la construcción de hogares emergentes para recuperar la estabilidad en comunidades de Morelos y Puebla.

¡Por una juventud organizada y consciente!

¡Porque sólo el pueblo puede salvar al pueblo!

Conoce más.
VIDEO: https://youtu.be/HXuB5XcEZB0
CAMPAÑA DE DONACIÓN: https://infrarural.com/2017/10/reconstruccion
Fb de la BMACM: http://www.facebook.com/LaBrigadaVa

Luchar, Vencer!