Archivo de la etiqueta: Ciudad de México

La necesidad del agua y la Ley de Sustentabilidad Hídrica de la Ciudad de México; año 2018

Son ya cerca de treinta años, que las políticas de desarrollo en México no le dieron importancia a los costos económicos y sociales del crecimiento demográfico. La desigual distribución territorial de la población, el impacto de las actividades productivas y la urbanización sobre la calidad del aire, el desperdicio y la sobreexplotación del agua y los suelos, ignorando las implicaciones de la degradación y destrucción de los recursos naturales, provocando el surgimiento de graves crisis ambientales, especialmente en las zonas metropolitanas, así como la degradación de los suelos provocada por la deforestación en las zonas rurales.

Sin embargo, para establecer la prioridad del desarrollo sustentable se requieren cambios institucionales en diferentes planos que permitan operar y concretar con eficiencia las decisiones de política integradas que vayan más allá de las jurisdicciones secretariales, es decir, estos cambios deben implicar a todos los sectores de la sociedad y a los tres órdenes de gobierno. Así, no se puede imponer una ley de sustentabilidad hídrica en la Ciudad de México si antes no se analizan con detalle sus artículos y el futuro impacto en los habitantes de la Ciudad.

INTERESES ECONÓMICOS Y POLITICOS EN EL AGUA DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Y en vista del marcado interés político y económico del director del SACMEX Ramón Aguirre, y Miguel Ángel Mancera junto a diputados locales del PAN, PRI, PRD, VERDE ECOLOGISTA, Y NUEVA ALIANZA, el cartel del agua y el cartel inmobiliario, por transformar al SACMEX en un ente híbrido privilegiado y “descentralizado” , con el fin de otorgarle personalidad jurídica, patrimonio propio, autonomía de gestión tanto técnica como administrativa, para hacer negocios privados con las transnacionales del agua, que tienen concesionados diversos servicios, como: la impresión de las boletas de cobro, el cobro del consumo de agua, toma de lectura del medidor, trabajos de sectorización de redes entre ellos instalación de válvulas, organización y control del padrón de usuarios de agua de la ciudad.

ESCACEZ DE AGUA EN LOS HOGARES

Por este motivo los ciudadanos que no contamos con agua potable en las tuberías de nuestros hogares nos oponemos a que se premie la INEFICIENCIA, porque primero se debe de resolver al abasto del agua en cada una de las colonias donde un día falta el agua y al otro también.

Nosotros no tenemos prisa en que se publique la Ley de Sustentabilidad Hídrica aprobada en noviembre de 20017 por los diputados leales a las transnacionales y a Mancera. La prisa la tienen las transnacionales del agua como Veolia y Suez, nosotros no queremos que se les otorguen más concesiones en lo obscurito, disfrazadas de seguridad nacional, y esta ley apunta a una de las más largas concesiones del México contemporáneo 25 años, que no son cualquier, cosa y las transnacionales ya se frotan las manos seguir enriqueciéndose, la INEFICIENCIA de Ramón Aguirre y su nula intervención por solucionar el problema de abasto de agua en las colonias populares en las delegaciones Azcapotzalco, Coyoacán, Tláhuac, Iztacalco, Gustavo A. Madero, Tlalpan, Xochimilco, Magdalena Contreras, Iztapalapa y recientemente Benito Juárez, nos hace ver que actúa más como un gerente al servicio de las empresas privadas que como servidor público, son ya 10 años como director del SACMEX y no ha podido con el paquete, si no puede con el cargo, que mejor deje esa silla para quien sí tenga ganas de trabajar para resolver este tipo de problemas de la capital del país, y no siga actuando como cabildero o vil empleado de Vivendi y Suez; como servidor público tiene que ver por el interés de la población , no por los intereses económicos de las trasnacionales, ¡queremos Agua ya señor Aguirre, y la Ley de Sustentabilidad Hídrica” nos priva de ella todavía más!.

TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA DE AGUAS DE LA CIUDAD DE MEXICO

Transformar con esta ley al SACMEX en un organismo descentralizado es premiar la irresponsabilidad, la omisión y la ineficiencia. Que como políticas de distribución del agua ha empleado Ramón Aguirre, en tanto no se demuestre que el SACMEX ha resuelto el problema del desabasto de agua en la ciudad no se puede pedir su transformación, en un organismo todopoderoso del agua para ponerlo al servicio de las empresas privadas, así y con todo en contra, nosotros los sedientos, sostenemos que el artículo 16, numeral 4 de la Constitución de la Ciudad de México, deberá expresar que el SACMEX, es un ORGANISMO DESCONCENTRADO de la Administración Pública de la Ciudad de México y de la SEDEMA, y no descentralizado que es el carácter que hasta el momento se pretende otorgarle.

RESOLVER EL PROBLEMA DEL AGUA YA

Cuando tengamos agua corriente en nuestros hogares y veamos satisfechas nuestras necesidades y sin alteraciones notables en el abasto del agua, entonces si estaríamos en la disposición de llevar, platicas, foros, reflexiones, controversias, polémicas, mesas redondas, simposios, discusiones, debates, deliberaciones y demás acciones que nos lleven a una solución, donde las personas interesadas en resolver esta problemática estemos realmente representados y tener las soluciones para plasmarlas en una ley que verdaderamente resuelva, y no que agrave el problema.

En México, la degradación ambiental y del agotamiento de los recursos naturales ha sido creciente. El Instituto de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) ha estimado a través del Sistema de Cuentas Económicas y Ecológicas de México (SCEEM) que la depreciación de los recursos naturales como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) ha oscilado anualmente entre un 11% y un 14%, desde 1985 al 2011, por lo que es algo a lo que debiera dársele una mayor atención política. Esta medición se expresa mediante el Producto Interno Bruto Ecológico (PIBE), un indicador que permite identificar el impacto que tiene en la economía el uso y deterioro de los recursos naturales a causa de las actividades económicas de producción, distribución y consumo.

Y la ley de sustentabilidad Hídrica para la CDMX, aprobada, pero no publicada, abonaría todavía más al agotamiento y destrucción del manto freático del agua de la ciudad, (como ocurre en Aztecas 215, en Coyoacán), antes que a su cuidado y preservación. Toda vez que de manera sincronizada, los aspectos sociales se han deteriorado notablemente desde la implementación del modelo económico de apertura internacional y la emergencia de la política neoliberal a partir de 1982.

Este deterioro se ha manifestado principalmente en el debilitamiento del empleo formal y del poder adquisitivo de los salarios, en la pérdida de calidad de los servicios públicos como el servicio público del agua, así como en el aumento de las tarifas de este elemento de vida en la CDMX, y que de otorgársele al SACMEX la calidad de descentralizado, agravaría todavía más nuestra precaria situación económica por las altas tarifas que se estarían manejando, sencillamente no podríamos pagar el agua hasta que duela.

Y para valorar esta problemática, valgan los datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO) respecto al índice de marginación que da cuenta del estado que guardan las condiciones sociales estatales y municipales. En el año 2005 el porcentaje de población urbana y esto incluye al hasta hoy Distrito Federal, con índice de marginación muy alto fue de 5.1% y con índice de marginación alto de 15.8%, mientras que para el año 2010, el porcentaje pasó a 4.6% en el nivel de marginación muy alto y a 20.1% en el nivel alto; dando esto muestra de lo señalado anteriormente sobre el cada vez mayor deterioro de las condiciones económicas y sociales de la población. Continuando con lo anterior, en el 2005 la proporción de población urbana con marginación de nivel medio fue de 24.8%, de nivel bajo fue de 33.5% y de nivel muy bajo de 20.9%; mientras que en el 2010 los porcentajes fueron de 35.6%, 20.4% y 19.3%, respectivamente.

Lo que se comete con este tipo de leyes no son errores ecológicos, sino destrucciones ambientales, lo que urge es la reforestación de bosques y suelos que permita la cosecha de agua para la recarga de los mantos freáticos, y la restauración de ríos, pozos y manantiales, y no la política de más privatizaciones y tierra arrasada e invadida para la creación de mega-proyectos inmobiliarios.

Una buena ley de Sustentabilidad Hídrica debe estar encaminada en dos vertientes:

  1. las acciones de aprovechar (usar, transformar, consumir) el recurso agua para satisfacer las necesidades básicas de la población y asistir al crecimiento económico, pero no al lucro desmedido: y;

  2. las acciones orientadas a manejar el recurso agua (conservarlo, recuperarlo y protegerlo), con el fin de lograr la sostenibilidad.

Ya la historia nos ha mostrado las amargas experiencias con compañías privadas del agua en años pasados, por citar un ejemplo emblemático

NUEVO LEÓN 1896-1926

Siendo Gobernador Bernardo Reyes en el año 1896 le propuso (otorgar la concesión), al inversionista estadounidense Joseph A. Robertson, radicado en la ciudad, la concesión de la construcción de la presa en el curso del Río Santa Catarina. El inversionista solicitó una exención de impuestos de más de 30 años y las concesiones futuras de construcción de presas a lo largo de dicho río, lo cual se le concedió; pero al iniciar los trabajos se percató de que existían abundantes mantos freáticos a poca profundidad y la presa no se construyó.

La retirada del inversionista Robertson y la escasa o nula inversión en manos de los concesionarios se debió a la poca disponibilidad de la población y de los industriales para aceptar el pago de la tarifa que harían en caso de abrir contrato con alguna empresa que ofreciera el agua potable. El Gral. Reyes finalmente les propuso la oferta y distribución de agua a los canadienses James D. Stocker y William Walker, representantes de la empresa Mac Kensye Mann & Sewer Co, los cuales solicitaron la concesión por 99 años con la opción de que a los 40 años el gobierno podía adquirirla; se aceptaron sus condiciones y crearon Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (The Monterrey Water Works and Sewerage Company, Limited).

Durante los primeros 20 años de operación de esta compañía canadiense, a decir de los historiadores oficiales, la ciudad de Monterrey contó con el mejor servicio de agua potable en el país, pero esta empresa incumplió en buscar nuevas fuentes de abasto y ampliar la red de agua potable y alcantarillado, ocasionando que la mitad de la población no contara con una oferta de agua ni drenaje suficiente, y para 1945 el gobierno del estado la adquirió y que hasta el momento se mantiene como un organismo público. Los motivos de inconformidad con esta empresa canadiense, los cuales ocasionaban una deficiente oferta e inequitativa distribución, fueron éstos:

a) La empresa ofreció un servicio de agua y drenaje para la población y no cumplió.

b) La empresa vendía agua de buena calidad para riego, y no para el uso doméstico esto hacía que muchas personas carecieran de agua potable.

c) La empresa boicoteaba el trabajo de supervisión técnica y financiera que tenía que realizar el gobierno del estado (auditorías).

d) A los propietarios de grandes predios, (latifundistas) se les vendía agua potable de excelente calidad, mientras los ejidatarios usaban aguas negras para regar sus cultivos.

e) La empresa argumentó que no obtenía ganancias y reclamaba un adeudo al gobierno de más de 30 millones de pesos, como garantía de 10% del capital invertido.

f) La presión popular, poco organizada por su carácter aislado y espontáneo, comenzaba a sentirse en la ciudad.

Sirva este ejemplo de muestra, para desprivatizar el agua de la ciudad de México, y de todos los organismos operadores de agua privatizados del país.

FRATERNALMENTE:

Coordinadora de Trabajadores en Defensa del Carácter Público del Agua

MÉXICO D.F., A 09 DE MARZO DEL 2018

Anuncios

LA SECTORIZACIÓN, OTRO PASO MÁS DE LA PRIVATIZACIÓN AGUDIZA LA CRISIS DEL AGUA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

Eduardo Hernández

Teóricamente la sectorización es la división de una red hidráulica, en pequeñas redes que permiten controlar los gastos, reducir fugas, bajar altas presiones, ubicar válvulas reguladoras de presión y rehabilitar la infraestructura hidráulica existente. Pero en la práctica las transnacionales (SUEZ Y VEOLIA) que ya controlan el agua en la ciudad, utilizan la sectorización para controlar la demanda y el consumo de agua, lo que podríamos traducir; “en que el que paga más por el consumo de agua (altas tarifas), tendrá derecho a ella”. Sometiendo así a los habitantes del Distrito Federal (hoy Ciudad de México) al arbitrario y cruel “tandeo”.
Violando así el párrafo sexto del artículo cuarto constitucional. En los últimos seis años, prácticamente durante todo el gobierno de Miguel Ángel Mancera, la ciudad sufrió persistentes carencias de agua, abonando todavía más a la crisis de este vital líquido, sequias combinadas, mantenimiento al Sistema Cutzamala sirvieron como pretexto ideal para someter a la ciudad a decisiones autoritarias, arbitrarias y excluyentes en el manejo y distribución del agua.

EL CARTEL INMOBILIARIO FAVORECIDO
Estas medidas favorecieron al cartel inmobiliario, que como locos se dedicaron a construir por toda la ciudad grandes consorcios comerciales y complejas torres habitacionales, de más de 1500 habitantes, disparando el consumo irracional del agua, sobreexplotando el lánguido acuífero de la ciudad. Acompañadas estas construcciones de opacidad y graves señalamientos de corrupción en el otorgamiento de permisos necesarios y obligatorios, violando toda legalidad y normatividad existente, que por omisión o complicidad se otorgaron sin ton ni son.

22 DE MARZO DÍA MUNDIAL DEL AGUA
En el marco del día mundial del agua denunciamos que el SACMEX ha sido utilizado por las transnacionales del agua y el cartel inmobiliario como un escudo y muro de lamentaciones donde se estrellan y diluyen los reclamos y quejas por falta de agua en los barrios, colonias y pueblos originarios de esta aguerrida ciudad. En cambio garantiza agua para las industrias y los megaproyectos inmobiliarios del jefe de gobierno y sus socios , excluyendo y castigando a los usuarios del servicio doméstico, es decir a la gran mayoría de población de la ciudad, protegiendo las ganancias desmesuradas de las voraces transnacionales, que por medio de concesiones y contratos hoy por hoy, controlan y privatizan el agua de la ciudad.

ABASTO DE AGUA CONDICIONADO
Todavía más el jefe de gobierno y su partido, condicionan políticamente el abasto y la distribución de este vital liquido, a cambio de pedirles a los usuarios copia de la credencial de elector, favoreciendo a líderes vecinales y piperos que encarecen aún más la distribución y el abasto del agua en las colonias populares.
Se insiste en que en la ciudad de México se desperdicia el 40% del agua potable en fugas de la red hidráulica, ¿pero que han hecho entonces, desde 1993 por mejorar y reparar la red, las depredadoras compañías francesas, gringas e inglesas? ¡Nada! Las fugas están como la inflación suben cada año, en el gobierno de López Obrador las compañías privadas le vendieron la idea de que el desperdicio de agua potable por fugas en la red era del 30%, en el gobierno de Marcelo Ebrard fue de 35%, ahora en este sexenio se maneja el 40% de desperdicio, casi la misma cantidad de agua que suministra el Sistema Lerma-Cutzamala a la ciudad, ¿Entonces para que se concesiona, y se trae agua de tan lejos con el consabido gasto de energía? ¿Será que el dinero del presupuesto y el esfuerzo de miles de personas por otorgar agua a la ciudad se tira a la basura, o va a dar a los bolsillos y cuentas bancarias de estas compañías privadas?

NUEVA FORMA DE PRESTAR EL SERVICIO DE AGUA
Ante este panorama de desperdicio, sobreexplotación y acaparamiento es necesario otra forma de gobernar, otra forma de gestionar el servicio del agua, volver al esquema público desprivatizándola, haciendo un buen gobierno del agua, que de verdad garantice un acceso equitativo y realmente sustentable, como el que propone la iniciativa ciudadana de la ley de aguas para la ciudad de México, donde investigadores, científicos, profesionistas, académicos, especialistas, trabajadores, ciudadanos, pueblos originarios, y científicos comprometidos con la sociedad han puesto su esfuerzo y talento para democratizar a las “autoridades del agua”, y construyendo contralorías ciudadanas autónomas e independientes de gobiernos y partidos políticos, que vigilen con lupa desde su lugar de origen, destino y obras del dinero público destinado al agua, con facultades para sancionar e incluso despedir a quien haga mal uso, desvíe o se enriquezca con el presupuesto otorgado para este servicio.
¡Fuera las voraces transnacionales del agua de la ciudad! ¡Y fuera del país¡ ¡no las necesitamos!

¡TODOS A LA MARCHA EL 22 DE MARZO, DEL ÁNGEL DE LA INDEPENDENCIA AL SENADO DE LA REPÚBLICA!
Cita 10:00 am.

¡DEFENDER EL AGUA ES DEFENDER LA VIDA!