Archivo de la etiqueta: Justicia

Justicia para Miranda Mendoza

El viernes 31 de agosto se dio a conocer el feminidicidio de Miranda Mendoza, estudiante de 18 años del CCH Oriente, quien desde el pasado 20 de agosto salió de su hogar hacia el plantel y nunca regresó; la información que se ha dado a conocer de este caso es que Miranda  fue violentada brutalmente, calcinada y arrojada sobre una carretera en Cocotitlan, Estado de México.

Hasta el momento  las autoridades de la CDMX y del Estado de México no han entregado ningún avance en las investigaciones. Este asesinato muestra la realidad del país en el que la violencia hacia las mujeres todos los días se vuelve más brutal y cada vez más cercana a todas y todos, donde las muertes y la violencia son naturalizadas y las mujeres asesinadas se convierten en un número más en la gran lista de asesinadas o desaparecidas, donde no existe alternativa para buscar a los familiares o denunciar porque las “autoridades competentes” no son capaces de brindar seguridad a las mujeres y a la población en general.

Denunciamos la violencia que vivimos a diario las mujeres en todos los lugares de México, las mujeres no nos sentimos ni estamos seguras, ni en la escuela, ni en el trabajo,  ni en las calles y ni siquiera en nuestros hogares.

Así como,  la indolencia del gobierno para detener y erradicar  la violencia hacia nosotras, ya que ni da atención debida a los casos de desaparición y secuestro y  criminaliza a las víctimas. Es claro que si continúan existiendo feminicidios es porque para los criminales es muy cómodo saber la impunidad que existe y que no hay castigo para ellos, en donde las mujeres estudiantes y de la clase trabajadora somos las principales afectadas por el patriarcado y salvaje y asesino sistema capitalista, quien produce y reproduce la violencia hacia nosotras y la encubre a través de sus instituciones.

Exigimos una investigación clara y castigo a los responsables de este nuevo feminicidio; exigimos a las autoridades del CCH Oriente y a los funcionarios del Estado de México, del GDF y de Iztapalapa que presenten los videos de las cámaras que se encuentran afuera de las instalaciones y que deslinden responsabilidades ante esta nueva atrocidad, ninguna mujer, ni ninguna persona merece ser asesinada. Exigimos espacios públicos seguros para todas, donde salir a la calle, a nuestra escuela o trabajo  no ponga en peligro nuestra vida.

¡Justicia para Miranda Mendoza!

¡Justicia para todas las mujeres asesinadas en el país!

¡Ni una menos!

 

Anuncios

CRIMEN DE ESTADO EN ARGENTINA: LA DESAPARICIÓN FORZADA Y ASESINATO DE SANTIAGO MALDONADO

González Sánchez José Isaías
La desaparición forzada de Santiago le dio la vuelta al mundo, generando solidaridad internacional por redes sociales y provocando una ola de protestas en Argentina para exigir la presentación con vida de Santiago, con la pregunta: ¿Dónde está Santiago?

El joven Santiago Maldonado desaparecido el 1 de agosto -activista pro mapuche- fue encontrado muerto el 17 de octubre en la comunidad mapuche de Pu Lof, pasando más de 70 días sin conocer su paradero. Su desaparición se da en el marco de una represión perpetrada por la gendarmería argentina al realizarse un corte de acceso carretero en las fincas de la multinacional italiana Benetton, en forma de protesta por la detención del dirigente mapuche Facundo Jones Huala, al efectuar la represión ingresaron a la comunidad mapuche aproximadamente 100 efectivos para violentar con piedras y balas de goma a los pobladores. Santiago en conjunto con otros compañeros de la comunidad escaparon de los gendarmes corriendo hacia un río, su compañero Matías Santana afirma que al ingresar al río y cruzarlo fue por un caballo que tenía para retirarse del lugar, cuando al otro lado del río escuchó: “Quédate quieto”. Matías vio por última vez a Santiago el 1 de octubre –hasta el hallazgo de su cuerpo- en la orilla del río, agarrado a una rama mientras la gendarmería le tiraba balas y piedras detrás de él. Finalmente al otro lado del río, Matías Santana observa con unos binoculares cómo Santiago Maldonado es golpeado por la gendarmería y subido a una unimog (vehículo del ejército argentino).

ILEGALIDAD DEL OPERATIVO DE LA GENDARMERÍA
El operativo realizado el 1 de octubre a manos de la gendarmería fue ilegal ya que no se tenía una orden judicial para ingresar a la comunidad, mucho menos tenían justificantes para reprimir a la población. La acción de la gendarmería es amparada mediante la figura de “flagrancia”, donde se justifica la reacción de fuerzas del Estado para detener un delito, no obstante la única orden judicial que tienen es del juez Otranto, con el objetivo único de despejar la ruta 40 que era bloqueada por los manifestantes mapuches. La desaparición de Santiago Maldonado se da bajo un operativo ilegal a manos de la gendarmería. Por si no fuera poco la represión injustificada, la gendarmería mintió oficialmente al negar su ingreso a la comunidad mapuche, atacando a los manifestantes con piedras y balas de goma y siendo identificados como los agresores que tuvieron contacto con Santiago Maldonado la última vez que se le vio con vida, y aunque todavía no exista una resolución definitiva con el caso de Santiago sin ninguna duda podemos afirmar que su desaparición y asesinato es un crimen de Estado.

EL DISCURSO OFICIALISTA Y LA EXIGENCIA POR VERDAD Y JUSTICIA
Tras confirmar la aparición del cuerpo sin vida de Santiago Maldonado el 17 de octubre, y ante la exigencia de justicia por parte de su familia, se ha generado una embestida por parte del Estado argentino y la prensa oficialista (el Clarín, La nación) para deslindar responsabilidades del asesinato de Santiago a manos de la gendarmería y para criminalizar el caso. El oficialismo apunta que Santiago el día de la persecución de los gendarmes el 1 de agosto en la comunidad mapuche, no quiso cruzar el río debido a que no sabía nadar, y en su intento de esconderse cayó a un pozo de 3 metros de profundidad y luego su cuerpo salió por un desembocadura del rio, donde su muerte se debió por ahogamiento. Ante las declaraciones oficialistas del gobierno del presidente argentino Macri, la familia de Santiago se niega a reconocer que murió ahogado debido a que registraron 3 veces el lugar donde fue encontrado por última vez Santiago, no existen pozos en esa zona del río (el pozo más próximo a la zona está ubicado a 5 kilómetros de distancia) y que el día 1 de agosto el nivel del río era de 3 metros de altura, resultando imposible que el cuerpo quedara 79 días en un río de poca profundidad. Por otra parte cuestionan las declaraciones emitidas por el juez Gustavo Lleral quien afirma que en la autopsia no se presentan lesiones de golpes, declaraciones prematuras debido a que los estudios que confirmen cuáles fueron las razones de su muerte tardarían varios días.

Por otra parte, el oficialismo para encubrir la participación de la gendarmería y negar el crimen de Estado, utilizan el móvil del “testigo E”, el cual sería la última persona que vio a Santiago con vida, quien en primera instancia afirma que Santiago fue capturado por la gendarmería pero después se arrepintió de su declaración cuando se halló su cuerpo, donde en realidad lo venía agarrando de la mano para cruzar el río, cuando Santiago le dijo: “Ya no doy más”, momentos después lo suelta de la mano y cuando voltea a verlo ya no lo encuentra, además supuestamente Santiago llevaría 32 kilos de ropa. La declaración del “testigo E” no se encuentra en el expediente de investigación pese a que el juez federal Gustavo Lleral dice conocerlo. A la par del móvil del “testigo E”, se amaga con criminalizar el testimonio Matías Santana, planteando que podría ir a la cárcel de 1 a 4 años por el delito de “falso testimonio”. La jugada del oficialismo es clara: Quitar toda responsabilidad del crimen de Estado a la gendarmería, consumando el móvil de ahogamiento en la muerte de Santiago, cuestión que es inútil de cualquier forma ya que el ingreso de los gendarmes a la comunidad mapuche es ilegal y ya sea por acción u omisión están involucrados en la muerte de Santiago; por otro parte criminalizan a Matías Santana, el único mapuche que ha dado testimonio de lo que aconteció el día de la desaparición de Santiago, debido a que las demás personas que se encontraron en el lugar de los hechos tienen miedo de posibles represiones en su contra.

Finalmente la familia de Santiago se niega a reconocer a que su muerte se debió por ahogamiento, y que la principal línea de investigación sea la relación de la muerte de Santiago con la gendarmería: Reconocer que el asesinato de Santiago Maldonado fue un crimen de Estado.

Desde el Grupo de Acción Revolucionaria en México nos sumamos a la exigencia de justicia por el asesinato de Santiago Maldonado a manos del Estado Argentino.

¡Justicia por Santiago Maldonado!

Verdad y Justicia
El Gobierno es Responsable

NO QUEREMOS OTRA “VERDAD HISTÓRICA” EN EL FEMINICIDIO DE MARA

Cientos de casos de mujeres desaparecidas, violadas, mutiladas, abandonadas en parajes solitarios, asesinadas después de horas y días de sufrimiento, han seguido la tendencia del “asesino solitario” por parte de las fiscalías, policías y autoridades en todo el país, quienes evitan ampliar las investigaciones; resignando a las familias a quedarse con los datos “que hay, con la primera información que encuentran o que construyen. Sin dejar de lado los lamentables casos en los que hay la participación de un solo asesino, la realidad actual de México apunta a todo lo contrario.

El reciente feminicidio de Mara Fernanda Castilla vuelve a poner en los reflectores el feminicidio y la actuación tan desesperada de la Fiscalía del Estado de Puebla por construir la historia del “asesino solitario”: el caso aislado del chofer del Cabify a quien no han parado de decirle “normal” y “persona decente”, que un día decidió tomar ventaja de la situación y violar y matar a una chica de 19 años “que se quedó dormida en su auto” que utiliza “para sacar adelante a su familia”. Pero hay elementos que la Fiscalia no quiere tocar:

  1. El chofer del Cabify debía seguir la ruta que marcaba la solicitud del servicio hasta el domicilio de Mara para no levantar sospechas. Eso era importante, lo que intentaba hacer el chofer era no evidenciar que sería él quien terminara el viaje de la noche. Uber tiene un sistema de seguimiento que cuando “terminas el servicio”, fuera de la ruta programada, contactan al cliente para verificar que sea este quien lo haya realizado. Es muy probable que Cabify también tenga ese sistema.
  2. No es que el chofer del Cabify haya llevado hasta su domicilio a una “Mara dormida”; es muy probable que ya la hubiera sometido bajo cualquier procedimiento y que el tiempo de espera haya sido el suficiente para poder trasladarla sin dificultad.
  3. Los puntos 1 y 2 se vuelven relevantes debido a que evidencian que no es la primera vez que lo hace, lejos de la versión de los medios patriarcales que reproducen las estructuras de opresión, donde se hablan del chófer como “el buen padre” y “una persona decente”. Más bien, se trata de alguien con la habilidad práctica para hacer lo que hizo y que seguramente no era la primera vez que lo hacía. Uber reveló que no era chofer en Juárez sino en Puebla, y que lo dio de baja de la plataforma por violar las condiciones de seguridad; aunque Uber evita ahondar en qué significa ese término. ¿Hubieron más chicas secuestradas y asesinadas por este sujeto?
  4. Las ropas de Mara así como su teléfono celular fueron encontradas en una casa en Tlaxcala, donde se encontraba el chofer del Cabify; en todo ese tiempo la fiscalía ha insistido en que todo empieza en el auto, continúa en el motel y finalmente en la carretera; es tortuoso tan sólo imaginar los hechos. El dolor y sufrimiento de Mara y el de sus familiares y amigos, debería tener mayores elementos de satisfacción por parte de la Fiscalía. Sin embargo pareciera que están tratando de armar otra “verdad histórica” que no admite discusión en las afirmaciones de la Fiscalia. Pero es singular que el cuerpo de Mara fue hallado en buen estado de conservación pese a que, como dijo la Fiscalía, habían transcurrido tres días de su asesinato.
  5. La Fiscalía General del Estado de Puebla ha insistido en que lo anterior fue posible gracias al frio y la lluvia, tratando de que todas y todos centremos nuestra atención en el día en que Mara desapareció. ¿Pudo haberse conservado el cuerpo de Mara tanto tiempo en condiciones de intemperie? ¿Pudo Mara haber llegado hasta Tlaxcala donde fue encontrada su ropa y otros objetos en una vivienda de la zona de Santa Ursula Zimatepec, en el municipio de Yauhquehmecan? ¿Por qué no investigar hacia esta dirección que muestra exactamente los mismos indicios que los encontrados en el Motel que defiende la fiscalía?
  6. La madre de Mara denunció que recibió llamadas donde hacían referencia a ella, a Mara. En ellos decían que ella “estaba bien”; estas acciones son similares a las que ocurren en el llamado “Proceso de ablandamiento” de víctimas de trata, donde mientras someten a las mujeres paralelamente intentan disuadir a sus familiares de que las sigan buscando, como si se tratara de una simple “huida con el novio”. Esto está muy bien documentado por Teresa Ulloa, de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas para América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en Inglés).
  7. La misma Tere Ulloa ha denunciado recientemente que el corredor donde fue desaparecida y luego asesinada Mara, es uno de los principales (Puebla-Tlaxcala) “de muy alta incidencia de reclutamiento y desaparición de mujeres y niñas” para la trata.
  8. ¿Por qué la Fiscalía intenta desesperedamente construir una “verdad histórica” y cerrar la posibilidad de investigar la comisión del delito de trata, como delito original detrás de la desaparición y posterior feminicidio de Mara?

Los órganos de seguridad, polícias, militares, jueces y fiscalías, han fallado históricamente contra nosotras; tras tanta mentira y colusión de los tres niveles de gobierno e instituciones metidas en las redes de la delincuencia, con casos documentados y verificados, disculpen que no les creamos.

Desde Rosas Rojas decimos:

1. No queremos otra “verdad histórica” detrás del caso de Mara.
2. Exigimos justicia y una comisión independiente que lleve adelante la investigación de forma integral.
3. Que se toque e investigue el tema de las redes de trata del corredor Puebla – Tlaxcala que han sido toleradas por los gobiernos locales, estatales y federales en turno.

¡Ni una más, ni una asesinada, desaparecida, acosada, violada, perseguida, mutilada, vejada más!

Agrupación de Mujeres Feministas Socialistas Rosas Rojas – GAR