Archivo de la etiqueta: Movimiento de Mujeres

ESTE 1° DE MAYO VAMOS A LAS CALLES POR DERECHOS LABORALES PARA TODAS LAS MUJERES Y EL CONJUNTO DE LA CLASE TRABAJADORA

¡8 HORAS DE TRABAJO, 8 HORAS DE RECREACIÓN Y 8 HORAS DE DESCANSO!

La consigna principal de movilizaciones y mítines en varios países del mundo en 1886 por mejores condiciones laborales, tiene vigencia actualmente. Producto de la crisis mundial y la disminución de la tasa de ganancias de los capitalistas; los derechos fundamentales de los trabajadores arrancados a los patrones producto de la organización y movilizaciones de los trabajadores, han sido pulverizados.
Y es que es tanto el aumento de la precarización de millones de trabajadores que muchos de nosotros realmente no tenemos 8 horas de trabajo, pues llegamos a trabajar hasta 10 y 12 horas diarias por falta de personal ó debido al bajo salario recibido nos  vemos obligados a trabajar horas extras mal pagadas.
Tampoco contamos con 8 horas de recreación y mucho menos con 8 horas de descanso ya que derivado de la larga jornada de trabajo, las horas de descanso y recreación son mermadas;  incluso hay trabajadores que tienen que tener 2 trabajos para poder sobrevivir, frente al aumento del costo de la vida y los bajos salarios.
Por otro lado, las mujeres trabajadoras nunca contamos con 8 horas de descanso y recreación pues siempre ha estado a nuestro cargo mayoritariamente el cuidado de los hijos, el marido y el trabajo doméstico, es decir el trabajo de reproducción.

LAS MUJERES DOBLEMENTE EXPLOTADAS
En ese escenario internacional de detrimento de los derechos laborales de los trabajadores; las mujeres vivimos una realidad más dura, pues en pleno 2018 las mujeres trabajadoras seguimos recibiendo un menor salario por el mismo trabajo que realizan los hombres; sumado al trabajo doméstico y cuidado de los niños que sigue recayendo mayoritariamente en las mujeres; con lo que se nos somete a una doble jornada de trabajo, primero en nuestros centros de trabajo y después en la casa, es importante destacar que las mujeres no reciben ni un sólo peso por su trabajo de reproducción.  
Por si fuera poco, muchas mujeres no cuentan con guarderías gratuitas cerca de sus centros de trabajo, ni mucho menos, cuentan con un servicio de salud de calidad y  gratuito.
Las mujeres seguimos siendo discriminadas, ya que no somos contratadas si estamos embarazadas,  o si nos embarazamos mientras estamos trabajando; somos despedidas para no garantizarnos los derechos que nos corresponden.  
Se suma a esta larga lista el acoso y hostigamiento sexual que las mujeres sufren por sus compañeros de trabajo o patrones.
Estas son algunas de las injusticias que viven las mujeres trabajadoras a diario junto a la explotación y pauperización que comparten con toda la clase trabajadora.
Y es que la realidad de las Mujeres trabajadoras, los jóvenes y el conjunto de la clase trabajadora mexicana tiene un panorama desolador, puesto que con la aprobación y la implementación de las 11 reformas estructurales de EPN, el aumento de la precarización de la vida, la inflación y la violencia e inseguridad,  ha sido nuestro pan de cada día; los bajos salarios que obtenemos después de una jornada extenuante de trabajo cada vez alcanzan menos para satisfacer nuestras necesidades y las de nuestras familias.
Particularmente con la privatización y entrega de los recursos energéticos estratégicos del país se cancela el futuro de miles de jóvenes estudiantes y futuros trabajadores, con la aplicación de la reforma energética se ve más lejos la utilización de este sector como palanca de desarrollo, que impulse la creación de empleos y que reactive la economía de nuestro país.
Este primero de mayo del 2018 se vivirá en medio de la contienda electoral por la presidencia de México.
Desde nuestras perspectiva sostenemos que ninguno de los candidatos y candidata a la presidencia representa los intereses de  las y los trabajadores y del pueblo pobre.
Es por eso que  la clase trabajadora tiene que confiar en sus propias fuerzas y desarrollar un programa de lucha,  que nos permita hacerle frente a la pauperización de la vida y generar condiciones que nos permitan recuperar los derechos que nos fueron arrebatados.
Este primero de mayo  las mujeres trabajadoras saldremos a la calle a exigir que la crisis la paguen  los capitalistas, no el pueblo trabajador , saldremos para exigir un salario acorde a la canasta básica familiar y su ajuste conforme al costo de la vida.  
Saldremos a las calles para denunciar que las mujeres seguimos siendo sometidas a una doble jornada laboral y obteniendo un menor salario al de nuestros compañeros de trabajo y por nuestro derecho a un contrato colectivo del trabajo.
Salimos por nuestro derecho a sindicalizarnos y a tener una vida política activa, así como una secretaria de la mujer al interior de nuestros sindicatos.
Luchamos por sindicatos combativos y democráticos que realmente representen las demandas de las y los trabajadores.
Este primero de mayo las trabajadoras saldremos a repudiar la violencia contra las mujeres en nuestro país, contra el acoso,  los feminicidios y la desaparición forzada y asesinatos contra la juventud.
Combativamente Rosas Rojas.

¡QUÉ LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS!

¡POR UN SALARIO ACORDE A LA CANASTA BÁSICA!

¡ TRABAJO IGUAL,SALARIO IGUAL!

¡POR LA SOCIALIZACIÓN DEL TRABAJO DOMÉSTICO!

¡DERECHOS LABORALES PARA TODAS LAS MUJERES!

¡ALTO A LOS FEMINICIDIOS Y A LA VIOLENCIA CONTRAS LAS MUJERES!

¡NI UNA MENOS!

Anuncios

Participación de Rosas Rojas en el Primer Encuentro Internacional Político, Artístico, Deportivo y Cultural de Mujeres que Luchan

Olga Rosas López y Magali Terraza Ramírez

Los días 8, 9 y 10 de marzo de 2018 se llevó a cabo el Primer Encuentro Internacional Político, Artístico, Deportivo y Cultural de Mujeres que Luchan convocado por el EZLN-CNI en el que participamos una comisión del sector de mujeres feministas socialistas Rosas Rojas, perteneciente al Grupo de Acción Revolucionaria.

El EZLN-CNI logró conjuntar en el Caracol de Morelia en Ocosingo, Chiapas a más de seis mil mujeres provenientes de todos los estados de la república y de otros 38 países, mujeres que desde sus espacios luchan cada día contra el patriarcado y el capitalismo a partir de militar en colectivos, organizaciones de izquierda, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones civiles, desde donde realizan trabajo de base con mujeres de los barrios, comunidades, casas de cultura, universidades y escuelas de educación básica en sus estados y países.

El evento convocado durante la recolección de firmas por Marichuy, vocera del Congreso Nacional Indígena,  se realizó en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Durante los tres días se llevaron a cabo actividades deportivas, culturales, pláticas encabezadas por las asistentes, exposiciones fotográficas, obras de teatro, mesas de discusión, entre otras muchas actividades;  mientras que las mujeres zapatistas se encargaron de direccionar la apertura, logística y cierre del Encuentro.

Durante la jornada de trabajo las Rosas Rojas participamos en las mesas de discusión debatiendo sobre el “trabajo sexual” donde reivindicamos la posición de que no se le puede llamar trabajo a la explotación sexual, además reflexionamos sobre la situación actual del movimiento de mujeres en nuestro país y realizando análisis sobre los métodos de actuación que se han tenido a nivel nacional e internacional dentro del feminismo, así compartimos experiencias de trabajo con mujeres del México y otros países.

29216908_1773982922655075_374678266704822272_n

Palabras de las mujeres Zapatistas en voz de una compañera insurgenta en la clausura del Primer Encuentro:

Las compañeras zapatistas saludaron a las asistentes y expresaron lo siguiente: “Decían los hombres que no sabíamos guardar la seguridad, buscaban pretextos para que no nos diéramos cuenta de lo que ellos hacían… Después de saber la verdad, nuestros maridos nos convencieron y nos explicaron la LUCHA que era importante hombres y mujeres. Poco a poco nos fuimos convenciendo y aprendiendo  que era una lucha política y militar. Así empezamos hacer el trabajo, después de entender la razón que es muy necesario la lucha de hombres y mujeres la hicimos nuestra, y ambos cuidamos la seguridad. Nosotras las mujeres nos animamos más cuando llegábamos en las reuniones para recibir clases políticas, células de estudio o para hacer otros trabajos, en donde vimos que las compañeras insurgentas ya participan sin miedo, sin pena…”

Además explicaron que así fueron multiplicando la fuerza de su organización, desde entonces sus hijas decidieron ser milicianas e insurgentas para ser soldadas del pueblo y recibieron entrenamiento militar. Dijeron que empezaron a trabajar en colectivo; por lo que se vio necesario elegir compañeras responsables en cada pueblo, porque era indispensable encontrarse con otras compañeras de otros pueblos y organizarse, de manera que fue creciendo la organización y su participación como mujeres, hasta lograr la Ley Revolucionaria de Mujeres.

Cuando las zapatistas dicen “Podemos escoger de competir, quién tiene la mejor palabra, quién es más revolucionaria, más pensadora, más radical, más bien portada, más liberada, más bonita, quién canta bien, quién lucha más… O podemos acordar luchar juntas, como diferentes que somos, en contra del sistema capitalista patriarcal que es quien nos está violentando y asesinando”, Coincidimos en que es necesaria la lucha conjunta y pensamos que la alianza internacional del movimiento de mujeres es fundamental para acabar con el patriarcado y el capitalismo, aunque en el Encuentro faltó reflexionar y profundizar en el cómo.

29213952_1774654129254621_8864491875340386304_n29244087_1773890342664333_1495224853295267840_n

En general, las mujeres zapatistas realizaron todo tipo de actividades, desde tocar instrumentos, debatir, manejar el audio y sonido, vender comida, actuar, cantar, hasta encabezar una organización y una lucha política que enfrenta al sistema patriarcal capitalista, lo que demuestra que la organización de mujeres con una dirección clara tiene la capacidad de luchar contra quienes nos explotan y nos oprimen; las mujeres zapatistas mostraron que gracias a la lucha pueden tener una vida con mayores derechos y libertades en comparación de las mujeres indígenas de otras comunidades que aún no tienen una organización tan avanzada.

De manera general, el encuentro nos deja reflexionando sobre las tácticas que debemos idear para articular los esfuerzos organizativos aislados e ir más allá de sólo nuestros barrios y comunidades, pensando en las mujeres que continúan siendo doble y triplemente explotadas y oprimidas en comunidades lejanas aún sin una organización política avanzada. Además, este Primer Encuentro demuestra que no hay fronteras que nos dividan, ni las fronteras del patriarcado, ni las fronteras del colonialismo y que es posible conjuntar esfuerzos.

Por todo lo anterior, las Rosas Rojas sostenemos que el impresionante poder de convocatoria de las zapatistas que concentró a una gran cantidad de mujeres no debe quedar sólo en la reflexión corporal y artística, después de este encuentro es necesario trabajar en un programa político mínimo que nos ayude a sobrepasar la coyuntura y construir un Movimiento Amplio de Mujeres Anticapitalistas que se organice y movilice de manera Nacional, por lo que propusimos 5 puntos fundamentales (VER ARTÍCULO ANTERIOR) en la lucha por la emancipación de la mujer, con el objetivo estratégico de que este programa sea la base de una plataforma que nos ayude a construir una fuerza política activa, independiente de los partidos del régimen,  que le haga frente a la violencia y que transforme la situación de vulnerabilidad y violencia que viven las mujeres explotadas en nuestro país, en donde tengamos un trabajo de base que contribuya con herramientas emancipadoras para todas las mujeres.

unnamed

¿Qué sigue después de la recolección de firmas por Marichuy?

Magali Terraza y Shahin Corona

El 19 de febrero de 2018 cerró el periodo de recolección de firmas y con ello la posibilidad de que María de Jesús Patricio, vocera del Congreso Nacional Indígena (CNI) apareciera en las boletas electorales de 2018 como candidata a la presidencia de la república.

Desde que se dio a conocer la propuesta del CNI de lanzar una candidatura independiente, el Grupo de Acción Revolucionaria y sus sectores Rosas Rojas y la Juventud Revolucionaria la debatimos ampliamente y concluimos apoyar el proceso de recolección de firmas, defendiendo el derecho democrático de Marichuy a aparecer en la boleta electoral, derecho del que hemos sido excluidos los explotados y oprimidos de este país; nuestro apoyo se manifestó no sólo porque la vocera fuera mujer, sino porque consideramos que representa una propuesta anticapitalista de las mujeres y hombres de nuestra clase; al mismo tiempo les propusimos colaborar en el programa político, específicamente en el tema de la industria energética y mujeres.

Para entender porqué Marichuy no podrá ser una opción votable en las elecciones de 2018, es fundamental efectuar un análisis por un lado del contexto estructural sociopolítico y económico que impidió a la vocera estar en las boletas y por el otro analizar los aciertos y desaciertos organizativos de esta acción encabezada por el CNI-EZLN, y abrazada y apoyada por una parte de la izquierda independiente.

Desde el inicio de la recolección de firmas fue evidente que el CNI estaba en desventaja con los independientes como Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco” por las condiciones materiales de cada uno y del sistema político capitalista, este último representado por el Instituto Nacional Electoral (INE) que solicitó 866.593 mil firmas para que los aspirantes independientes pudieran aparecer en las boletas, por si fuera poco, también la institución implementó un sistema electrónico de firmas mediante una aplicación de celular, que resultó un fuerte impedimento, ya que se necesitaban de celulares actuales, costosos, que fueran compatibles con la aplicación y conexión a internet; así como numerosos problemas que la aplicación tuvo, estos factores constituyeron medidas restrictivas que evidencian la orientación de la institución con el régimen político y demuestra el carácter clasista y racial del sistema de representación política en México; si bien, a pesar de que en la ley existe la opción de “candidaturas independientes”, en los hechos esta opción sólo es posible para los candidatos políticos convencionales, con lo que se continúa sin una verdadera representación política para una gran mayoría.

Sin embargo, aunque desde nuestra perspectiva el sistema político y la opción de los “candidatos independientes” está hecho para la misma casta política convencional y no como una opción verdadera para que el pueblo esté representado, consideramos que también hay factores internos del propio CNI-EZLN y las redes de apoyo que se construyeron en torno a la recolección de firmas que influyeron en el proceso.

En esta línea, el objetivo del CNI no era ganar la presidencia, pero sí era una táctica lograr aparecer en la boleta electoral de 2018, su objetivo era recorrer las comunidades indígenas de México para la recolección de firmas y con ello comenzar a generar organización con este sector que ha sido uno de los más golpeados por el capitalismo. Si bien es cierto que es importante reconocer la labor de muchos auxiliares, en su mayoría jóvenes que sin ningún peso a cambio realizaron la labor de recolecta de firmas, también es cierto que no hubo ese apoyo de manera general y estructural por toda la izquierda independiente, no existió un proceso militante de recolecta de firmas y de interrelación con la sociedad para convencerlos de firmar por Marichuy, y esto último tampoco fue promovido desde el CNI-EZLN; aunado a lo anterior, durante el proceso tampoco se presentó un programa político que ayudará a generar el debate y labor de convencimiento con el conjunto de la sociedad.

Marichuy por todo lo mencionado anteriormente no aparecerá en las boletas electorales este próximo 1 de julio, sin embargo este hecho como lo dijo el CNI y Marichuy en toda su campaña, no significa que todo está perdido ya que la apuesta siempre fue más allá de las elecciones, por tanto es importante seguir manteniendo los lazos organizativos que se formaron en torno a la recolección de firmas y avanzar más allá para de manera democrática y con un amplio debate se construya un programa político que represente a la inmensa mayoría de pobres y excluidos de nuestro país, que haga frente al despojo de recursos naturales y territorios, que enfrente a la pobreza, desigualdad y falta de oportunidades que el capitalismo patriarcal nos ofrece al 99 % de la población en México.

También consideremos que el CNI y Marichuy deben llamar a votar por ella en las próximas elecciones, como acto de protesta porque le fue negado el derecho democrático de aparecer en las boletas electorales y con consignas que resuman un verdadero programa político que represente los intereses de las y los indígenas, estudiantes, campesinos, obreros, migrantes, a las mujeres y el conjunto de la clase trabajadora y pobre.

PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL, POLÍTICO, ARTíSTICO, DEPORTIVO Y CULTURAL DE MUJERES QUE LUCHAN ¡Construyamos un movimiento amplio de mujeres anticapitalistas!

El pasado 29 de diciembre del 2017, a un mes y medio antes de terminar la recolección de firmas, se anunció el “Primer Encuentro Internacional político, artístico, deportivo y cultural de mujeres que luchan”, dentro de la jornada del 08 de marzo día Internacional de la Mujer Trabajadora, en el que llaman a mujeres de todo el mundo a participar.

El Encuentro será un espacio que concentrará a una gran cantidad de mujeres, que si bien tienen corrientes ideológicas distintas del feminismo, todas convergen en la explotación y opresión brutal por parte del sistema patriarcal capitalista, ante el que debemos luchar.

Nosotros pensamos que después de la recolección sigue continuar con la organización de las mujeres de la clase trabajadora, explotada y oprimida, la cual es esencial para revolucionar el mundo de la explotación; es por ello que las mujeres debemos tener un papel de dirección en la creación de un programa político antipatriarcal y anticapitalista que represente los intereses de las mujeres y de nuestra clase.

De manera que, el Encuentro de Mujeres debe ser un espacio no sólo de reflexión corporal individual y artística, sino de discusión y organización política sobre las mujeres y el papel que tenemos y debemos tener ante la coyuntura electoral y ante las ola de violencia estructural a la que nos enfrentamos, ante los feminicidios y la explotación sexual que se genera con la trata de mujeres, ante el despojo y la precarización que estamos sufriendo; debe ser un espacio para reflexionar sobre las opresiones y explotaciones que viven las amas de casa, estudiantes, indígenas, trabajadoras, obreras, campesinas, migrantes, que contribuyan a la toma de decisiones y acciones organizadas; por ello llamamos a este Encuentro Internacional de Mujeres que luchan a trabajar en un posicionamiento político claro, que deber ser referente en la articulación de las organizaciones de la izquierda independiente, encabezando el diálogo para hacer una fuerza social que presione y haga frente a las instituciones del Estado.

En este sentido, desde Rosas Rojas proponemos un programa político mínimo que nos ayude a sobrepasar la coyuntura y construir un movimiento amplio de mujeres anticapitalistas que se organice y movilice de manera Nacional por 5 puntos fundamentales en la lucha por la emancipación de la mujer.

Este programa será la base de una plataforma política que nos ayude a construir una fuerza política activa, independiente de los partidos del régimen, que le haga frente a la violencia y que transforme la situación de vulnerabilidad y violencia que viven las mujeres explotadas en nuestro país.

Los puntos que proponemos como programa mínimo son:

1. La lucha contra el Feminicidio, porque ya no queremos Ni Una Menos de nosotras, queremos castigo a los culpables y justicia por las asesinadas.

2. En contra de la violencia hacia las mujeres: la esclavitud sexual, la violencia doméstica la prostitución, la trata, la violación, el acoso sexual en todo los espacios donde nos desarrollemos, queremos espacios libres de violencia.

3. Por la libre autodeterminación de nuestros cuerpos, para lograr una maternidad libre y voluntaria, ¡legalización del aborto ya! a nivel Nacional y en América Latina. También luchamos por anticonceptivos gratuitos para todas para no abortar, y un aborto seguro y gratuito para no morir.

4. En contra de la triple opresión – explotación que vivimos las mujeres, por ser mujeres, ser explotadas, pobres e indígenas. Por el reconocimiento del trabajo doméstico y la socialización del mismo, así como derechos laborales para todas las mujeres trabajadoras.

5. Por la construcción de un feminismo anticapitalista, anti-clasista, anti-racista, anti-sexista anti-imperialista y anti-ecocida, que luche contra el despojo de este sistema capitalista, de nuestros territorios, recursos naturales y nuestra fuerza de trabajo.

Así, en este mismo sentido es importante realizar un debate amplio, incluyente, que ponga de lado egos y protagonismos políticos; el cual requiere de mucha voluntad política para que sobre este programa mínimo se acuerden principios políticos y lineamientos éticos de acción. Lo anterior en la fase actual de descomposición social que estamos viviendo es un imperativo ético y político para nuestra propia supervivencia y para lograr transformar la muerte y violencia que el capitalismo nos ofrece a las mujeres y al conjunto de la sociedad explotada y pobre.

Combativamente.

Rosas Rojas – Grupo de Acción Revolucionaria