Archivo de la etiqueta: Renegociación del TLCAN

A 23 AÑOS DEL TLC ¿RENEGOCIAR? O RENUNCIAR

Genoveva Alemán

Un breve repaso histórico
El pasado 16 de agosto iniciaron las rondas de “renegociación” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); NAFTA por sus siglas en inglés y ALÉNA por sus siglas en Francés. En 1989 Estados Unidos y Canadá firmaron un acuerdo bilateral de comercio; para 1990 se busca involucrar a México. El TLCAN fue firmado en diciembre de 1992 por los 3 países; George Bush (padre) presidente de E.U.A, Brian Mulroney primer ministro de Canadá y Carlos Salinas de Gortari presidente de México. El acuerdo entró oficialmente en vigor el 1 de enero de 1994, después de haber sido ratificado por los respectivos congresos. Cabe señalar que del 12 de junio de 1991 al 12 de agosto de 1992, los grupos de trabajo se reunieron en 389 ocasiones. 1

Los objetivos principales del acuerdo fueron el construir una zona de libre comercio eliminando las barreras arancelarias para favorecer la apertura y competencia comercial de América del Norte, aumentar las oportunidades de inversión y proteger los derechos de propiedad intelectual, entre otros, por supuesto estás son las consignas públicas y que se promocionaron ampliamente para generar una aceptación de la población, pero la realidad dista mucho del ideal.

El auge de los acuerdos económicos
Los acuerdos y tratados comerciales son una herramienta fundamental del sistema capitalista para garantizar las mejores condiciones de comercio de las principales potencias económicas y, en la actualidad, de las grandes empresas trasnacionales, es decir, del gran capital. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial se incrementó la necesidad de acuerdos comerciales, pero es bajo el modelo neoliberal que aumentaron ante la imperante necesidad de desregular el comercio y reducir las trabas a los mercados internacionales, lo que sin duda beneficia a quienes tienen mejores condiciones de negociación.
El TLCAN es muestra clara de ello, un acuerdo comercial cuyo discurso se enfocaba en promoverlo como la puerta al progreso y desarrollo de México, al aumento de empleos y de mejores condiciones laborales, económicas y sociales, se hablaba del fomento al intercambio social y cultural bajo el discurso de la llamada globalización, en resumen, se nos pretendía vender la idea de que el Tratado sería nuestra entrada al primer mundo, nada más falso.

La realidad detrás de la fantasía
En general, los acuerdos y tratados comerciales fungen como un mecanismo de control y dominación de los mercados y del comercio mundial, ya que imponen condiciones desfavorables para los países pobres bajo la promesa de ingresar al mercado mundial liberalizado, con lo cual podrán arribar al llamado primer mundo. Esta ha sido la fórmula repetida una y otra vez por el sistema capitalista que desde el siglo XX, bajo la modalidad de acuerdos de libre comercio, profundizó las condiciones de dependencia de los países de la periferia con los países del centro; aumentó las desigualdades y solamente benefició a los grandes consorcios trasnacionales quienes pueden extraer recursos económicos, materias primas, mano de obra y riquezas con muy pocas o nulas restricciones.

La mayoría de los acuerdos de comercio vigentes en el mundo presentan enormes desigualdades, principalmente por las diferencias económicas y sociales de los países firmantes, pero también, en las normatividades impuestas en beneficio del gran capital y en detrimento de los derechos de los pueblos.

Trump y sus amenazas cambiantes
Uno de las principales consignas de la campaña electoral del actual presidente de E.U.A, Donald Trump, fue el de criticar duramente el TLCAN. Sus argumentos se enfocaban en los pocos beneficios y las enormes pérdidas económicas para los norteamericanos a diferencia de los enormes beneficios que México ha obtenido del acuerdo.

Cobijado por un discurso nacionalista, las críticas al TLCAN hicieron eco en la población y los votantes norteamericanos. Una vez en la Casa Blanca el discurso se modificó por el de “renegociación”. La realidad dista mucho del discurso de Trump, en 23 años de existencia el TLCAN ha provocado el abandono del campo mexicano en el cual ya no se invierte, México ha profundizado su dependencia con Estados Unidos al reducir su industria y reconvertirse en economía primario-exportadora, las fronteras sean han endurecido más, la violencia y discurso de odio contra los migrantes van en aumento, las cifras de la balanza comercial no muestran, por ningún lado, las enormes ganancias que menciona Trump.

Entonces, ¿cuál es el objetivo real detrás de ese discurso? es evidente que bajo un análisis más detallado lo que hizo Trump fue poner a México en un contexto de mayor sumisión para poder aceptar nuevas condiciones de subordinación dentro de las rondas de “renegociación” del Tratado, por ejemplo, la agenda es dictada por los intereses norteamericanos que se enfocan principalmente en espacios estratégicos de telecomunicaciones, energía e hidrocarburos, propiedad intelectual con subtemas como el libre acceso a los medicamentos, entre otros sectores estratégicos que se menciona en el “Resumen de los Objetivos Específicos de Negociación para la Iniciación de las Negociaciones del TLCAN”.2

México respondió en la ambigüedad total a lo planteado por la comisión norteamericana, el documento “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte” exponen sólo 4 ejes prioritarios:

  1. Fortalecer la competitividad de América del Norte.
  2. Avanzar hacia un comercio regional inclusivo y responsable.
  3. Aprovechar las oportunidades de la economía del siglo XXI.
  4. Promover la certidumbre del comercio y las inversiones en América del Norte.

Con este documento pareciera que México está sólo a la espera de los puntos que Estados Unidos impondrá para tan sólo aceptar sin mayor mediación su aprobación con pocas o nulas modificaciones, es decir, se abre la puerta para profundizar aún más la desigualdad del acuerdo comercial que ha causado a México más déficits que superávits. 3

¿Qué nos queda por hacer?
La consigna de todos los sectores sociales, trabajadores, obreros, campesinos, indígenas, estudiantes, amas de casa, en general de toda la clase oprimida y explotada es la renuncia inmediata de México al TLCAN. Justo el día que dieron inicio las rondas de “renegociación” del TLCAN se realizó una movilización convocada por la Convocatoria de la Convergencia de Organizaciones Sociales contra el TLCAN, integrada por la Unión Nacional de Trabajadores y la Nueva Central de Trabajadores, la demanda es clara, la salida inmediata de México del acuerdo dado que sólo ha impuesto una mayor dependencia de México para con E.U.A. 4

La estrategia seguida por Trump y su gobierno se enfoca en mantener un constante amague de abandonar el Tratado, para que de este modo, México acepte peores condiciones que implican la entrega irrestricta de nuestros recursos estratégicos, el mayor empobrecimiento del campo y la apertura total a la destrucción del ambiente y de nuestros recursos naturales.

La delegación mexicana solicita como petición especial, que las negociaciones concluyan este mismo año, para evitar la politización que pueda hacerse del tema rumbo al proceso electoral del 2018. Si en realidad el TLCAN ha sido tan benéfico para México como suele decir el gobierno y analistas a modo, ¿Por qué temer entonces al contexto electoral? ¿Por qué limitar las rondas de “renegociación a 7 cuando al inicio del TLCAN se tuvieron más de 300 reuniones?

¡No a la “renegociación” del TLCAN; rechazo total y cancelación inmediata!

 

1 Historia del TLC, visto en: http://www.tlcan.com.mx/historia-del-tlcan.html
2 Office of the United States Trade Representative. “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”. Visto en: https://ustr.gov/sites/default/files/files/Press/Releases/NAFTAObjectives.pdf
3 Ver análisis del tema en: https://garmexicoblog.wordpress.com/2017/08/16/renegociar-el-tlcan/
4 Movilización contra la renegociación del TLCAN, visto en: https://www.facebook.com/AccionRevolucionariaMX/?hc_ref=ARQGMaopUcSGztza0cQw_7sl2vteZDdVQpRBFnPJ4hdtvZVD5vFpRU_-X0oyOseO_Y

Anuncios

¿RENEGOCIAR EL TLCAN?

Walter J. Ángel. Inició formalmente la llamada “renegociación” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Será una serie de 7 rondas de “negociación”[1] que arrancaron este 16 de agosto en Washington; están presentes Robert Lighthizer, el representante comercial del gobierno de Estados Unidos, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo.[2]

La salida del TLCAN, principalmente por el vilipendiado déficit comercial con México, en mancuerna con el ya conocido discurso sobre la construcción del muro fronterizo, fue punto central en la campaña presidencial de Donald Trump; discurso que cambió rápidamente a su llegada a la Casa Blanca, por la “renegociación” del acuerdo internacional, en condiciones más favorables para los Estados Unidos. “Es un privilegio actualizar al TLCAN por medio de la renegociación”, dijo Donald Trump en un comunicado emitido el miércoles 26 de abril, según el New York Times [3], donde también afirmó que “el resultado final volverá más fuertes y mejores a los tres países”.

Hoy Lighthizer inicia la “renegociación” sosteniendo que “el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha fallado a muchos estadunidenses y necesita mejoras importantes y no sólo un mero ajuste ni la actualización de un par de capítulos”[4].

Objetivos Estadounidenses

Estados Unidos, por su parte, dio a conocer el 17 de julio el  “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations” un document emitido por la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (Office of the United States Trade Representative), donde dio a conocer, con toda claridad, las prioridades y objetivos en veintidós categorías a “renegociar” [5].

Entre muchos aspectos, en la mira del gobierno estadounidense están el pleno acceso al mercado para los agricultores y rancheros de ese país; romper las barreras para las exportaciones de ese país. “Esto incluye la eliminación de las subvenciones injustas, las prácticas que distorsionan el mercado de las empresas estatales y las restricciones onerosas de la propiedad intelectual. “ [6]. En las prioridades, el gobierno de Trump dice que se deben “mejorar la balanza comercial de los Estados Unidos y reducir el déficit comercial con los países del TLCAN.” [7]

Dicho documento exige un férreo control de las Empresas Públicas Estatales y asegurar que estas actúen bajo las reglas del mercado, incluso si su propósito no es lucrativo sino social. Reclama excluir a las empresas de propiedad estatal como parte de la rama de producción nacional.

La Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos reclama aumentar las oportunidades de las empresas estadounidenses para vender productos y servicios de los Estados Unidos a los países del TLCAN, es decir en México y Canadá; establecer “prácticas justas, transparentes, predecibles y no de adquisición en los países del TLCAN”, incluidas normas que reflejen las prácticas existentes de adquisición del gobierno de los Estados Unidos. Incluso reclama “publicar información oportuna sobre adquisiciones gubernamentales”. [8]

Para el sector Telecomunicaciones, el gobierno estadounidense reclama la promoción de “la oferta competitiva de servicios de telecomunicaciones” facilitando la entrada al mercado mediante una “regulación transparente y un regulador independiente”. [9] Asimismo busca “asegurar compromisos para proporcionar un acceso razonable a la red para proveedores de telecomunicaciones” [10]

Finalmente, el gobierno de Donald Trump establece que se deben preservar y fortalecer “las inversiones, el acceso al mercado y las disciplinas de las empresas estatales que beneficien a la producción y transmisión de energía y respaldan la seguridad e independencia energéticas de América del Norte, al tiempo que promueven reformas continuas de apertura del mercado de la energía.” [11]

México en la lona

A la exposición de las veintidós grandes categorías a “renegociar”, el gobierno de Enrique Peña Nieto respondió con cuatro ejes prioritarios descritos en el documento “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte” [12]:

  1. Fortalecer la competitividad de América del Norte
  2. Avanzar hacia un comercio regional inclusivo y responsable
  3. Aprovechar las oportunidades de la economía del siglo XXI
  4. Promover la certidumbre del comercio y las inversiones en América del Norte

En este documento, el gobierno de Enrique Peña Nieto coloca al TLCAN como exitoso, reconociendo la necesidad de “extender los beneficios del libre comercio al interior de nuestra sociedad y reposicionar a América del Norte como una de las regiones más competitivas.” [13]

Es todo, en verdad es todo. El gobierno de EPN va sumiso y obediente a una “renegociación” que no es tal. ¿Cuál es el balance que tiene el gobierno de Enrique Peña Nieto para sentarse a “renegociar el TLCAN?

Rechazar el TLCAN

El TLCAN creo la falsa idea de que México sería una Nación exportadora. Si miramos con atención la balanza comercial de México, podemos notar que actualmente es deficitaria y que este déficit fue compensado hasta el 2015 con las exportaciones petroleras. Actualmente esta tendencia no continúa debido a la caída del precio internacional del crudo y de la producción nacional de hidrocarburos. Sin embargo la balanza comercial de productos no petroleros siempre fue deficitaria. [14] ¿De qué éxito habla Enrique Peña Nieto considerando que el principal socio comercial son precisamente los Estados Unidos?

exportacionesImportaciones

Es más el TLCAN ha afectado gravemente el desarrollo nacional, siendo contrario a los intereses de los pueblos y del medio ambiente, provocando una severa crisis social. El TLCAN ha sido fuente de pobreza y desigualdad, despojo y depredación de los recursos naturales y de los territorios de campesinos e indígenas. Tras su puesta en marcha se han violado sistemáticamente los derechos humanos y ambientales de manera permanente.

Este es un acuerdo opresivo que facilita la reducción del poder Estatal, sustituyéndolo por otro poder, uno supranacional de las grandes corporaciones que se apropian aún más de las riquezas de nuestros pueblos.

La “renegociación” del TLCAN es la consolidación de un sistema comercial donde las empresas explotan todas las circunstancias a su favor para someter económica, política, militar social y hasta culturalmente a nuestros países.

Como lo demuestra el “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”, Estados Unidos está intentando con esta “renegociación” blindar las reformas estructurales que impulsaron los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, principalmente la Energética, la laboral y la de telecomunicaciones, para que sean inamovibles ante cualquier cambio en la atmósfera política mexicana en los próximos. Como afirmaría la prensa nacional e internacional, los “funcionarios del gobierno estadunidense dijeron que México había pedido que las negociaciones se completaran al cierre del año antes del proceso electoral.” [15]

En el documento emitido por la Secretaría de Economía, el gobierno mexicano asiste a secundar la solicitud del gobierno estadounidense, no a poner sobre la mesa las prioridades económicas, políticas, de seguridad, sociales, de México. Por ejemplo, el tema migratorio no forma parte de la agenda de dicha “renegociación”.

El TLCAN no debe ser “renegociado”, debe ser rechazado. Sustituir este proceso de dependencia hacia los Estados Unidos y sus grandes corporaciones, quienes son los únicos beneficiados de estos acuerdos comerciales, por un proyecto de nación soberano e independiente que revierta la precarización del empleo y que garanticen el pleno respeto a los derechos laborales, económicos y sociales; que detenga el modelo extractivista depredador y el despojo de los recursos energéticos estratégicos; un proyecto que lucha por recuperar la soberanía alimentaria; que respete los derechos de los pueblos originarios.

Avanzar en la construcción de formas superiores de cooperación e integración económica para el desarrollo incluyente, sobre la base de la unidad de los trabajadores y el conjunto de los explotados y oprimidos de Canadá, Estados Unidos y México está a la orden del día, no los acuerdos comerciales en favor de las corporaciones gringas. ¡No a la “renegociación del TLCAN; rechazo total y cancelación inmediata!

[1,15] La Jornada. “Negociadores pactan 7 rondas de conversaciones para TLCAN”. Vista en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/07/19/negociadores-pactan-7-rondas-de-conversaciones-para-tlcan

[2,4] La Jornada. “Va EU por cambios “importantes” al TLCAN”. Visto en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/08/16/inician-en-eu-conversaciones-sobre-tlcan

[3] The New York Times. “Que siempre sí: Trump dice que renegociará el TLCAN”. Visto en: https://www.nytimes.com/es/2017/04/27/trump-tlcan-renegociacion-salida/?mcubz=0

[5,6,7,8,9,10,11] Office of the United States Trade Representative. “Summary of Specific Negotiating Objectives for the Initiation of NAFTA Negotiations”. Visto en: https://ustr.gov/sites/default/files/files/Press/Releases/NAFTAObjectives.pdf

[12, 13] Secretaría de Economía. “Prioridades de México en las negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”. Visto en: https://www.gob.mx/se/articulos/prioridades-de-mexico-en-las-negociaciones-para-la-modernizacion-del-tratado-de-libre-comercio-de-america-del-norte?idiom=es

[14] Banco de México. Exportaciones e importaciones de mercancías.