Archivo de la etiqueta: Violencia contra la Mujer

Las mujeres ante el gobierno de Obrador

La voluntad popular se impuso y AMLO será el próximo presidente de nuestro país, con amplio margen de diferencia que lo respalda; también Morena se llevó las gubernaturas de Chiapas, Veracruz, Tabasco y una mayoría en el congreso.

Obrador y Morena lograron capitalizar el descontento y hartazgo producto de la precarización de la vida derivada de 32 años de gobiernos neoliberales en nuestro país, así como por la implementación de 11 reformas estructurales y el aumento de la violencia, impunidad y asesinatos en el gobierno de EPN.

El partido Morena y su principal dirigente AMLO gobernarán al país por lo próximos 6 años; ellos se presentan y son caracterizados por muchos, como un gobierno de “izquierda”, sin embargo desde el GAR caracterizamos a Morena como un partido de acceso al poder por la vía electoral, de centro; que buscará la “reconciliación” de los ricos y los pobres, de empresarios y trabajadores.

Desde nuestra perspectiva, lo anterior tiene sus limitantes, ya que para poder otorgar mejores condiciones de vida al pueblo pobre, necesariamente hay que trastocar los intereses de los empresarios y de las familias que concentran el 99% de la riqueza de nuestro país.

El 20 de noviembre del 2017, Morena presentó su Programa de Nación y unos de sus ejes más débiles desde nuestra perspectiva, fue su propuesta para las mujeres.   

El programa cuenta con un apartado llamado “Equidad de género”, que se resume en la siguiente frase “Se ha buscado que este Proyecto de Nación considere en todas sus partes el principio de la equidad de género”, de aquí en adelante la mayoría de las propuestas tienen explícito la búsqueda por la equidad entre hombres y mujeres, es decir busca la paridad de género, lo que hasta el momento ha cumplido, por ejemplo en su propuesta de gabinete así como en la conformación de sus equipos de senadores y diputados, a continuación discutiremos las limitantes de esta iniciativa.

El programa de Nación de Morena, aborda de manera superficial la problemática de las mujeres, toca solamente lo políticamente correcto y lo que está en boga, “la paridad de género”, desde nuestra perspectiva el aumento del cupo femenino es un encubrimiento de la vulneración de derechos que sufren las mujeres.

Si la intención fuera promover un mayor protagonismo social y político de las mujeres, deberían atenderse entonces las causas sociales y materiales que nos colocan en un lugar subordinado dentro de esta sociedad, lo que promueve Morena y lo demás partidos es un encubrimiento de la vulneración de derechos que sufrimos a diario.

En el programa de Nación de Morena no se habla de temas fundamentales para garantizar la autonomía y libertad de la mujeres, como el derecho al aborto, a una maternidad libre y voluntaria, así como una educación sexual; no habla de la grave problemática de los feminicidios, que diariamente nos arranca a 7 mujeres en nuestro país; de la brecha salarial entre hombres y mujeres, del trabajo doméstico y  la doble jornada laboral que realizan a diario miles de mujeres; y así se omiten una serie de problemas que son fundamentales a tratar para cualquier partido u organización que se quiera plantear como un referente y alternativa de transformación para las mujeres.

Lo anterior se suma a las declaraciones que AMLO dió en su campaña, de que pondrá a “consulta” el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y por si fuera poco – ¡para cerrar con broche de oro! -, la alianza con el partido ultraconservador  PES, quiénes gracias a la alianza “juntos haremos historia” tendrán 5 senadores y 58 diputados en la siguiente legislatura, todo estas cuestiones constituyen limitantes, que hacen cuestionarnos el avance de los derechos de las mujeres que se podrán tener en el próximo gobierno.

Paridad de género en el Senado y Cámara de diputados

Uno de los triunfos que se ha celebrado por varias feministas en los últimos días, es la “paridad de género”,  que se ha logrado en estas elecciones en la cámara de senadores y diputados; si bien es de celebrarse que exista una inclusión de las mujeres en los espacios políticos y públicos que han sido históricamente ocupados por hombres, es falso que sólo por haber la mitad de mujeres en ambas cámaras nuestros intereses estarán representados en el gobierno entrante.  

Hay que recordar, que no sólo con el hecho de ser mujer, se adquiere de manera automática una posición feminista o una posición que represente los intereses del 99% de las mujeres.

La posición política de una mujer se construye socialmente, por decisión propia y colectiva, una no nace con ella, ya que no está codificada en nuestro genes.  Si bien todas las mujeres al vivir en este sistema patriarcal, hemos vivido la opresión y sumisión que este sistema pregona a través de sus diferentes instituciones y por lo tanto se cree somos “conscientes” o “sensibles” de esa problemática; es importante resaltar que las mujeres vivimos esta opresión de manera diferenciada y también atravesada por la explotación de clase y raza.

No es la misma opresión y explotación que vive una mujer indígena pobre, a la que vive una mujer rica, esta última podrá vivir violencia por parte de su pareja o tener un menor reconocimiento que el de un hombre en un puesto de poder, sólo por ser mujer, pero no vive una explotación económica, ni una discriminación y falta de oportunidades por una cuestión racial. Un ejemplo concreto de lo anterior es el caso de Marichuy y el de Margarita Zavala, ambas mujeres que contendieron a ser aspirantes a la presidencia de la República en estas elecciones y que dieron propuestas diametralmente opuestas, que representaban a mujeres de distintos sectores de nuestro país.

De ahí la conclusión de la feminista Cecilia Toledo “El género nos une pero la clase nos divide”, en la que sintetiza que la opresión que viven las mujeres se ve atravesada diametralmente por la cuestión de clase y raza que nos hace plantear a las mujeres pobres una salida política a nuestra opresión y explotación opuesta a la de mujeres poseedoras y muchas veces también explotadoras.

Derivado de lo anterior las mujeres tenemos que ser muy cuidadosas y críticas para no apoyar los proyectos y programas políticos para “las mujeres”, que levanten las senadoras y diputadas de la próxima legislatura, “sólo por el hecho de ser mujeres”.

Desde nuestra perspectiva el apoyo, no debe reducirse “sólo a son mujeres”, si no al posicionamiento y programa político que levanten. La alianza entre mujeres debe ser una alianza política que ponga por delante un programa y compromisos, y no sólo la alianza de “género o de sexo”.     

Martha Tagle y Patricia Mercado, esta última apoyada por Martha Lama, pertenecientes al partido Movimiento Ciudadano, ya han declarado que avanzarán con agenda feminista y Martha Tagle por el otro declaró que buscará realizar una bancada de mujeres, con lo que buscarán capitalizar al movimiento de mujeres de nuestro país y ser la “voz que nos represente en el congreso”.

Si bien el hecho de que haya mujeres que se reivindican con una posición “feminista” en el congreso y que pueda ser que levanten posiciones o problemáticas que no han sido tocadas desde Rosas Rojas sostenemos que las Mujeres no debemos depositar nuestras fuerzas y aspiraciones de cambio en el gobierno entrante, ni dejarnos engañar por la ilusoria representación de nuestros intereses en la cámara de diputados y senadores ante la paridad de género que se logró en esta elección. No hay que perder de vista la utilización histórica que ha existido del movimiento de mujeres por parte de mujeres en puestos políticos para obtener beneficios personales y más puestos de poder.

A pesar que reconocemos que el gobierno entrante, con sus múltiples limitantes, sí constituye un cambio positivo en la administración del Estado mexicano, respecto al PRI, PAN y demás partidos, sobre todo representa un respiro en términos de libertad de expresión y actividad política.

Sostenemos que frente a la desmovilización que se producirá producto de la “conclusión política” por una parte de la población de que “nuestros derechos”, estarán representados por las senadoras, diputadas, el presidente y el gobierno en general; es importante mantener una independencia política sobre todo de los que nos hemos desarrollado en la izquierda independiente, que nos permita tener una postura crítica y mayor libertad de acción, frente a las decisiones que emprenda el gobierno de Morena; lo que no impide tener un diálogo abierto y fraterno con las bases de Morena para que juntos y de manera diferenciada le marquemos el paso al gobierno de Obrador, para que le rinda cuentas al pueblo que lo puso como presidente de nuestro país.

Movimiento de mujeres con independencia política

Ante este nuevo escenario político en nuestro país, las mujeres tenemos el desafío político de levantar un movimiento de mujeres en las calles con independencia política, que luche de cara contra los feminicidios, que peleé por la legalización del aborto en todo México y por una educación no sexista en todos los niveles educativos, que abone a cambiar el paradigma de cosificación y subordinación que este sistema pregona de las mujeres a través de sus instituciones.

Un movimiento que ponga por delante un programa político que represente los intereses de las mujeres pobres, indígenas y mestizas, lesbianas y heterosexuales, que se genere derivado de un debate amplio y democrático, con una alianza política por mejores condiciones de vida para nosotras, porque nos queremos vivas, porque nos queremos libres, felices y sin miedo.  

Por último resaltamos que las mujeres en este gobierno no contamos con una figura política que defienda nuestras demandas, por limitaciones políticas que impiden presentarnos a las organizaciones independientes en las “elecciones”, y muestra de ello fue el impedimento a Marichuy de postularse como candidata independiente; por lo que es necesario organizarnos y movilizarnos para tener a verdaderas representantes feministas en el congreso.

Sin duda tenemos el desafío de buscar una reforma política que permita a la izquierda independiente y a las mujeres de la clase trabajadora presentarnos en las elecciones, dejando claro que nuestra intervención en el congreso consiste en reforzar la lucha contra el régimen social opresor y su Estado, no en avalarlo como aparato de dominación.

Anuncios

EXITOSA CONFERENCIA SOBRE VIENTRES DE ALQUILER

34584551_1861476737246910_7445504963586818048_n

La alianza de Feministas Mexicanas contra Vientres de Alquiler (FEMMVA), Lesbianas Feministas Socialistas, la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC) y Rosas Rojas hizo posible llevar a cabo la conferencia “Vientres de alquiler, una mirada desde el movimientos feminista español” el día martes 05 de junio de 2018 en las instalaciones del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Metropolitana.

En la mesa se contó con la participación de Beatriz Gimeno, quien es política y activista española, actualmente es diputada del partido Podemos de la X Legislatura de la Asamblea de Madrid y Teresa Ulloa directora de la CATWLAC, las cuales se posicionaron en contra de los vientres de alquiler.

Gimeno habló del debate sobre los vientres de alquiler en su país, durante su participación destacó que en España se está buscando regular esta práctica, no para realizarla ahí, sino para que sea aplicada en los países pobres; mencionó que no es válido el biocapitalismo, aquel que se basa en la comercialización del cuerpo de las mujeres. Mientras dijo que en España hay una compra-venta de óvulos que cada día crece con los recortes al gasto público, permitir esto es convertir los cuerpos de mujeres en vasijas que se venden, lo cual significa un despojo de los derechos conquistados por las feministas. Además mencionó que los países del sur deben negarse a la regulación de los vientres de alquiler, pues las mujeres de los países pobres son quienes son víctimas de este mercado.

Por otro lado, Teresa Ulloa destacó que los vientres de alquiler al igual con la trata de mujeres son explotación, en específico los vientres de alquiler significan explotación reproductiva de la mujer para satisfacer las necesidades de burgueses que quieren tener un hijo a costa de la explotación del cuerpo de las mujeres, además señaló que este es un mercado que se sostiene por la complicidad de proxenetas con el Estado e intereses de los grandes capitales.

Entre el debate generado por las feministas asistentes se discutió sobre el privilegio de los países de primer mundo para poder regular los vientres de alquiler porque no son las mujeres de esos países quienes rentan su cuerpo, mientras que son las mujeres de los países pobres las orilladas a esa práctica; en el mismo sentido se destacó la necesaria batalla de las feministas radicales contra aquellas mujeres que no representan los intereses de la mayoría.

Finalmente durante el evento se señaló que el tema de vientres de alquiler es un necesario debate que deben tener las feministas radicales porque ha sido silenciado y hoy se intenta regular para beneficios del capital nacional e internacional.

Entérete de más eventos organizados por Rosas Rojas en este sitio y en Facebook

Exitoso conversatorio DEBATES Y ESTRATEGIAS DEL MOVIMIENTO DE MUJERES

El sábado 19 de mayo del 2018 se realizó con éxito el conversatorio organizado por Rosas Rojas “Debates y Estrategias del movimiento de mujeres”, en el que intercambiamos, junto a compañeras de Argentina, Bolivia y México, las caracterizaciones del actual del movimiento de mujeres en nuestros países y las perspectivas a seguir ante el ascenso internacional de este.

Desde Argentina la compañera Vanina Biasi, dirigente nacional del Plenario de Trabajadoras  y el Partido Obrero, nos compartió el panorama general del movimiento de mujeres, el cual se masificó a raíz de la movilización del 3 de junio del 2015, que sacó a millones de mujeres a las calles bajo la consigna  “#NiUnaMenos contra los feminicidios y la violencia que viven las mujeres; desde ese entonces las compañeras han tenido un importante avance en su programa reivindicativo y en estos momentos están llevando una lucha importante a nivel nacional por el aborto legal, seguro y gratuito.  

Por su parte Adriana Guzmán, a nombre del Feminismo Comunitario Antipatriarcal de Bolivia, compartió que la lucha de las mujeres atraviesa por un fuerte racismo que sigue relegando las demandas de las mujeres indígenas; ante ello es importante descolonizar el feminismo e impulsar un feminismo que se acerque y exponga la realidad de vida de las mujeres indígenas y no indígenas de América latina. Enfatizó la necesidad de politizar al feminismo, de realizar alianzas políticas con otras mujeres pero no alianzas en el marco de la que llamó “unidad de género”.

Las integrantes de Rosas Rojas, Magali Terraza, Yan María y Lluvia Rocha sostuvieron que la principal problemática en México es el feminicidio que diariamente nos arrebata 7 mujeres; por lo tanto es un imperativo ético y político levantar un movimiento de mujeres en las calles que luche contra el feminicidio como uno de sus ejes principales.

Por su parte Yan María destacó que el lesbianismo es una posición política de amor entre mujeres, no una posición sexo-genital, desmarcando a éste de la diversidad sexual que invisibiliza la situación de las mujeres lesbianas.

México y Bolivia tienen un común denominador, no existe un movimiento de mujeres masivo en las calles como en Argentina, en ambos países existen organizaciones de mujeres que desde distintas perspectivas luchan de manera aislada contra la violencia y explotación hacia las mujeres.

En Bolivia el movimiento de mujeres está desfragmentado, al igual que todo el movimiento social. Ante la incorporación de éste a las instituciones del Estado del gobierno progresista de Evo Morales, se ha debilitado el movimiento social en las calles, con independencia política y bajo la aspiración de alimentar un sistema de gobierno más democrático. México se encuentra en la antesala de una situación similar frente a las próximas elecciones presidenciales; un gran porcentaje de la población incluyendo a sectores feministas, depositan sus esperanzas de cambio y de acción en el candidato centroderechista López Obrador, aunque éste no se posicione decidida y claramente frente al movimiento de mujeres, como lo demuestra en sus propuestas, una de ellas la de someter a consulta el aborto.

Argentina se erige como el país exponente del movimiento de mujeres en América Latina, sin duda las compañeras argentinas nos muestran cuál es el camino que las mujeres en el resto del continente debemos seguir, movilización en las calles de todos los sindicatos y organizaciones de mujeres.

Desde Rosas Rojas sostenemos que México tiene que aspirar a levantar un gran movimiento de mujeres en las calles, con independencia política que ponga freno al feminicidio, que luche por el aborto legal, seguro y gratuito en todo el país; así como derechos laborales para todas las mujeres.

En América Latina tenemos el gran reto de impulsar un movimiento de mujeres en las calles en los países que hasta el momento no está presente: en segunda instancia generar la articulación de los movimientos de mujeres en todo el continente; que luche de manera unificada contra el colonialismo e imperialismo que sigue sometiendo a todas la clase trabajadora a la miseria.

Desde las Rosas Rojas decimos que debemos poner de pie alianzas y confraternarnos con nuestras hermanas explotadas y oprimidas de todo el mundo, para lograr un movimiento de mujeres articulado a nivel internacional contra la violencia y explotación de las mujeres, así como del conjunto de la clase trabajadora y explotada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.